Escucha esta nota aquí

El canadiense Lance Stroll (Racing Point), 22 años, logró la primera 'pole position' en Fórmula 1, este sábado en el Gran Premio de Turquía, tras una sesión marcada por la lluvia que dejó bien colocado al líder del Mundial, el británico Lewis Hamilton, y en la que el español Carlos Sainz fue penalizado.

El desenlace de la sesión de calificación, en el circuito de Istanbul Park, quedó en suspenso durante un tiempo, ya que Stroll fue investigado por no haber respetado las banderas amarillas que obligan a los pilotos a ralentizar la marcha, aunque los comisarios decidieron finalmente no sancionar al joven piloto canadiense.

Las calificaciones se desarrollaron en condiciones dantescas, con la lluvia interrumpiendo la primera parte (Q1) durante casi 45 minutos.

Acondicionada para el evento hace quince días, la pista, que no había acogido una prueba de Fórmula 1 desde 2011, se puso particularmente resbaladiza desde el inicio de los ensayos del viernes y la lluvia hizo empeorar la situación, reduciendo también la visibilidad.

Eso complicó las cosas para los Mercedes, grandes dominadores del campeonato. "No llegamos a calentar nuestros neumáticos", admitió el patrón de las 'Flechas de Plata' Toto Wolff. "Simplemente están fríos y no conseguimos ninguna adherencia".

El británico Lewis Hamilton, que tiene una primera ocasión de igualar el récord de siete títulos mundiales del alemán Michael Schumacher, saldrá sexto, mientras que su último rival en la lucha por la corona, su compañero finlandés Valtteri Bottas, partirá noveno, posiciones inusualmente retrasadas para los dos monoplazas Mercedes.

Hamilton aborda la decimocuarta carrera de 17 este año, prevista a las 13h10 locales (6:10 hb) en el circuito de Istanbul Park, con 85 puntos más que Bottas. Para hacerse con el título, debe conservar al menos 78 de ventaja tras la carrera de Turquía.

Si quiere impedirlo, el finlandés deberá remontar para marcar al menos ocho puntos más que el británico, al que solo ha batido tres veces esta temporada.

'Checo' Pérez, tercero 

Pese a que la meteorología se anuncia mejor para el domingo, aunque siempre con la posibilidad de algún chubasco, la posición retrasada de los Mercedes abre la posibilidad a las sorpresas, como ya ocurrió este sábado con la 'pole' de Stroll, que estará acompañado en primera línea de la parrilla de salida por el holandés Max Verstappen (Red Bull), que partía como favorito en las calificaciones tras haber dominado los ensayos libres.

En la segunda línea estarán el mexicano Sergio Pérez (Racing Point) y el tailandés Alexander Albon (Red Bull).

Los monoplazas rosas de Racing Point superaron a los Red Bull gracias a su mayor agilidad, calzados con neumáticos intermedios, con los que Verstappen afirmó tener sensaciones "horribles".

Y aunque Verstappen sea el gran favorito el triunfo, sobre todo si se corre en seco, no hay que olvidar que Stroll, al que mucha gente acusa de estar en la Fórmula 1 gracias a su padre, propietario de la escudería, se defiende en mojado, como demostró con su segundo puesto en la parrilla de Monza en 2017.

Los McLaren, sancionados 

Otra sorpresa fue el buen desempeño, por primera vez esta temporada, de los dos Alfa Romeo, clasificados entre los 10 primeros de la parrilla. Una hermosa manera de celebrar el 500º Gran Premio de Sauber, la escudería suiza que corre actualmente con los colores del constructor italiano.

McLaren, en cambio, vivió una jornada aciaga, con sus dos pilotos, el español Carlos Saiz y el británico Lando Norris, no sólo fuera de la Q3, sino también sancionados.

Los comisarios reprocharon a Sainz haber "inútilmente molestado" al mexicano Sergio Pérez (Racing Point) durante las calificaciones, por lo que saldrá desde la 16ª posición de la parrilla tras hacer el 13º mejor tiempo en la calificación.

Lo hará justo por delante de Norris, sancionado con cinco puestos por no ralentizar lo suficiente con bandera amarilla en pista.

Pero en caso de aparecer la lluvia, todas las previsiones pueden saltar por los aires.