Escucha esta nota aquí

Desde 2014, Lewis Hamilton ha ganado seis de los siete títulos mundiales y ahora comparte el récord de mayor número de coronas (7) junto a Michael Schumacher: su reinado, y el de Mercedes, gozan de buena salud, pero ¿quién podrá en el futuro aspirar a su trono?

En este 2020, Hamilton (35 años) no ha tenido rival y sus números hablan por sí solos: ha sido campeón matemáticamente a falta de tres carreras para el final, con 11o puntos de ventaja, ha ganado 94 grandes premios de los 264 que ha disputado y ha logrado 97 'poles'.

"En los últimos años he sido capaz de elevar de verdad mi nivel, de hacer grandes avances en varios terrenos. Es algo que ha venido con la edad", explica el piloto inglés. "Envejezco sin dejar atrás mi físico, al contrario", asegura.

"Este año he tenido la impresión de ser cada vez más fuerte. Estoy muy orgulloso de mis actuaciones, pero no hubiera podido hacerlo sin estas personas formidables que trabajan detrás para suministrarnos bases sólidas, un coche fiable y rápido", afirma.

Indudablemente, su monoplaza y su escudería tienen un gran papel en sus éxitos: desde la introducción de los motores híbridos en 2014, las 'Flechas de Plata' han ganado más de la mitad de las carreras (100 de 135) y todos los títulos de constructores y pilotos, lo que constituye otro récord.

Su compañero de equipo es por lo tanto el candidato número uno a poder sucederle. El actual es el finlandés Valtteri Bottas, que tiene un ejemplo a seguir, el del alemán Nico Rosberg, que en 2016 consiguió el título mundial para Mercedes, en la edición que evita el pleno de títulos de Hamilton desde 2014.

"Estar al 100% todo el tiempo" 

"La única manera de derrotar a Lewis es estar al 100% todo el tiempo y hacer una temporada perfecta", asegura Rosberg.

Pero Bottas no aprovecha siempre las pocas carreras en las que Hamilton se muestra vulnerable. El peor resultado del inglés esta temporada es un séptimo puesto en Italia, pero el finlandés solo pudo ser quinto aquel día.

Para el piloto británico Jenson Button, el reinado de Hamilton durará "hasta que Lewis se retire o tenga un compañero de equipo que le desafíe de verdad".

Entre sus otros adversarios, el cuatro veces campeón mundial (2010-2013) Sebastian Vettel, al volante de un F1 con un nivel teóricamente comparable, fracasó dos veces en su intento de derrotarle, en 2017 y 2018.

Entre los aspirantes a suceder al actual monarca de la competición figuran los jóvenes, especialmente el holandés Max Verstappen (Red Bull) y el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), ambos de 23 años.

Verstappen, tercero de la clasificación de pilotos, podría haber sido más incómodo para Hamilton en la lucha por el título si no hubiera sufrido cuatro abandonos, tres de ellos provocados por problemas mecánicos.

En el horizonte, una duda planea sobre Verstappen. Honda dejará de suministrar motor a Red Bull a partir de 2022 y la escudería austríaca necesita buscar una solución de garantías si quiere poder rivalizar con Mercedes.

"Todo para detenernos" 

Muchos miran también a Leclerc, que en 2019 ganó sus dos primeros Grandes Premios. Pero desde el acuerdo secreto de principio de año entre Ferrari y la Federación Internacional del Automóvil (FIA) sobre el motor de la 'Scuderia', su monoplaza no progresa.

Las evoluciones están en gran medida congeladas para 2021 como medida de ahorro ante la crisis del Covid-19 y el equipo italiano no oculta que piensa ya en prepararse para 2022.

En esa fecha, los rivales de Mercedes se beneficiarán de un cambio reglamentario. La aerodinámica de los monoplazas cambiará y habrá que desarrollarla con un presupuesto anual de menos de 145 millones de dólares (132 millones de euros), entre dos y tres veces menos de lo que gastan ahora Mercedes, Ferrari o Red Bull.

Esa medida, así como la limitación de los ensayos para los mejor clasificados, debería conducir a más igualdad en el 'paddock'.

"Todo está hecho para detenernos", estima el patrón de Mercedes, Toto Wolff.