Escucha esta nota aquí

Después de haber sido noqueado y, acto seguido, pateado en el suelo en una pelea de boxeo el pasado sábado, el atleta beniano Saúl Farah denunció que este hecho fue un atentado contra su carrera deportiva y profesional, lo que también calificó como una tentativa de asesinato. 

"Mi oponente, el boxeador pandino Pedro Tavares, intentó asesinarme de manera cobarde y antirreglamentaria. Si me derribó y según él me tenía noqueado, ¿por qué no esperó la cuenta del referee", cuestionó Saúl Farah

El boxeador beniano enfrentó al pandino Pedro Tavares en un combate pactado a ocho asaltos. La contienda generó bastante expectativa en la capital pandina por las tradicionales amenazas entre ambos pugilistas previo al combate, lo que hizo posible que el coliseo donde se desarrolló el evento cuente con aproximadamente 7.000 personas, la mayoría desde luego seguidores del boxeador local.

Farah considera que su oponente actuó cobardemente porque se frustró al no poder noquearlo y que con su actuar antideportivo hizo quedar mal a la gente lo apoyó.

Luego de perder la pelea por semejante bochorno, Tavares dijo que pateó a Farah a pedido de su pueblo, que supuestamente estaba molesto porque el boxeador beniano había insultados a los pandinos previo a la contienda.

"Nada justifica una actuación criminal, ni sus declaraciones polémicas con alevosía y premeditación. Hoy soy yo, mañana puede ser otro ser humano. Pido a la Fiscalía de Pando actuar de oficio. Independientemente, nosotros elevaremos (el pedido) por tentativa de asesinato", apuntó Farah.

"Gracias a Dios estoy bien. Pude perder la vida o terminar en coma o en silla de ruedas. Dios es grande", concluyó el deportista beniano.


Comentarios