Escucha esta nota aquí

Catorce minutos y cuatro puntos anotados en el triunfo de los Dallas Mavericks fueron suficientes para que Josh Reaves se convirtiera en el primer boliviano en jugar en la NBA. El basquetbolista, que nació en Estados Unidos y que mide 1,93 metros de estatura, tiene la doble nacionalidad porque su madre, Liset Reaves, es boliviana. 

El partido del estreno se dio el lunes, cuando los Dallas Mavericks derrotaron por 122 a 114 a los Jazz, quedando en la posición séptima de la Conferencia Oeste de la NBA. Josh Reaves, de 23 años y que juega de escolta, colocó en su sitio de Instagram la bandera boliviana, orgulloso de lo que había logrado.

El basquetbolista, que estuvo a un paso de ser futbolista en Bolivia, según le contó a un periodista de Estados Unidos, tuvo dos muy buenas temporadas en la NCAA (Liga Universitaria de Estados Unidos), lo que le valió para disputar la Liga de verano de la NBA con los Dallas Malvericks. Lo hizo bien y por ello firmó un contrato profesional con el equipo de la NBA, permitiéndole el debut esperado.

"Podría haber jugado fútbol profesional cuando era más joven. Tuve la oportunidad de jugar en un club en Bolivia, soy de origen boliviano. Mi mamá es de ahí. Mi tío jugaba fútbol profesional. Él tenía conexiones  y me vieron jugar cuando era más joven. Así que probé y pensaron que podría haber jugado de volante o delantero", le dijo al periodista Bryan Kalbrosky.

En los próximos días, Josh Reaves y los Dallas, podrían confirmar su clasificación a los Play Offs de la Conferencia Oeste de la NBA 2020, que se lleva delante de forma encapsulada para evitar contagios de Covid-19.