Escucha esta nota aquí

El potosino Ramiro Aguirre, que fue cuatro veces campeón nacional de automovilismo, corrió el Dakar 2014 y fue uno de los principales impulsores del karting en Bolivia, falleció el lunes afectado por el Covid-19.

Aguirre, de 49 años, promovió la construcción del kartódromo Ojo del Inca de Potosí y en el último tiempo fue dirigente del automovilismo. Desde hace un par de semanas venía luchando contra el coronavirus y al final no pudo vencerlo.

“Era un gran dirigente, compañero, un amigo noble, sencillo, humilde. Además, era amigo de todos los pilotos del país, era querido por todos. Para mí ha sido una pérdida grande, hemos sentido mucho esto”, dijo Orlando Careaga Alurralde, presidente de la Federación Boliviana de Automovilismo Deportivo (Febad).

Sus inicios fueron en el año 2000 compitiendo en carreras departamentales y luego incursionó en los campeonatos nacionales. En 2004 logró su primer título nacional en la categoría estándar y los otros tres los conquistó en 2009 y 2012, en ambos casos en la categoría 1.600 Libre, y el último fue en 2015, en la clase R2B Libre.

También escaló hasta lo más alto del podio en el Gran Premio Nacional de Automovilismo y Motociclismo del año 2012, pues se impuso en la categoría 1.600 Turismo.

En 2014 decidió tomar parte en el Rally Dakar, la  prueba más dura del planeta y que se corrió ese año en Bolivia.

Posteriormente llegó ser presidente de la Asociación de Automovilismo Deportivo Potosí (Aadepo) y entre 2019 y 2020 fue elegido vicepresidente de la Febad.

“Ramiro fue un amigo muy cercano, buena persona, de muchos valores, muy buen deportista, el mejor en sus tiempos. Tengo muchísimos recuerdos, dimos tres vueltas a Bolivia juntos. Para mí es una gran pena y tristeza saber que esto le pasó. Nos golpeó fuerte. Era muy querido por todos los pilotos”, comentó Yamil Segovia, vicepresidente de la Febad.

Comentarios