Escucha esta nota aquí

Con todos los deportes paralizados en Bolivia por el Covid-19, las buenas noticias están llegando seguido desde afuera del país donde destaca el talento nacional. Encabezan la lista los basquetbolistas Josh Reaves y Romina Isabel Rodríguez, en la NBA y en la primera división de España, respectivamente, y los futbolistas Jaume Cuéllar, en el SPAL de Italia, y Boris Céspedes, en el Servette de Suiza.

En los últimos dos meses, fueron 12 los deportistas que cumplieron parte de sus sueños, tal es el caso de Reaves, que el 18 de agosto se convirtió en el primer nacional en jugar en la NBA, con 14 minutos disputados y cuatro puntos marcados. El basquetbolista, de 23 años, de madre boliviana, Liset Bravo, y de padre estadounidense, Michael Reaves (+), dejó en claro que con talento y esfuerzo se pueden lograr los objetivos propuestos. El jugador de los Dallas Mavericks disputó los playoffs de la mejor liga de baloncesto del mundo.

En la misma disciplina, pero en otro continente, la orureña Romina Isabel Rodríguez Torrelio, también se convirtió en la primera nacional en firmar para un equipo de la primera división de básquet de España, luego de que la contratara como refuerzo el CD Zamarat, de la ciudad de Zamora. La capitana y armadora de la selección boliviana, de 28 años, cumple una de sus metas, siguiendo los pasos de Claudia Lampe, la cruceña que en 2009 llegó a disputar el principal torneo de Dinamarca.

El fútbol fue otra vía para que los nacionales destaquen en ligas de Europa. Uno de ellos fue el atacante Jaume Cuéllar (19 años), que entró en el 81’ en la derrota del SPAL ante la Roma (1-6), pasando a ser el primer boliviano en jugar en la Serie A. Boris Céspedes también dio que hablar al tener continuidad en el Servette FC de Suiza. Marcó dos goles en un equipo que está disputando la Europa League. El volante, de 25 años, acumuló 725 minutos de juego.

Palmeiras, de Brasil, dando una señal de confianza en el talento boliviano, le hizo contratos profesionales al defensor Leonardo Zabala, del proyecto Bolivia 2022, y al volante Robson Matheus, que dio sus primeros pasos en la escuela Milton Melgar (ambos con 18 años). A ellos se sumó el defensor Efraín Morales, de 16 años, que firmó su primer contrato profesional con el Atlanta United FC, de la MLS. En el fútbol profesional de Canadá hizo su aparición el volante con raíces bolivianas Antony Cáceres, de 20 años.

También habrá jugadoras bolivianas en la primera división del futsal femenino de España. El Teldeportivo confirmó los fichajes de la cruceña María Cristina Gálvez y de la paceña Karla Ticona. Las dos se encuentran gestionando sus visas de trabajo.

En la segunda división del fútbol femenino de España destacó la llegada de Érika Salvatierra Durán al CFF Maritim, que firmó en su quinto equipo de ese país. La polifuncional futbolista, de 30 años, se desempeña de defensora, volante y delantera.  También Paola Guzmán arregló su vinculación en el Viajes Interrías, de la tercera división española. Estas apariciones confirman que el talento boliviano se cotiza cada vez más alto fuera de Bolivia.