Escucha esta nota aquí

El velocista ecuatoriano Álex Quiñónez, bronce en los 200 metros en el Mundial de atletismo de Doha-2019, fue suspendido un año por la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) por faltas a sus obligaciones de localización para controles antidopaje, anunció este miércoles la instancia.

Quiñónez ya había sido suspendido provisionalmente desde el 25 de junio, fecha del inicio efectivo de su suspensión, y se perderá así los Juegos Olímpicos, a menos que pueda interponer recurso y lo gane de forma urgente, mientras que las pruebas de atletismo comienzan el 30 de julio en Tokio.

Ecuador había inscrito a su velocista, uno de sus mejores atletas, en la nómina de participantes de los Juegos en los 200 metros.

El ecuatoriano, de 31 años, fue suspendido por estar ilocalizable para tres test, los días 2 de junio de 2020, 28 de septiembre de 2020 y 19 de mayo de 2021.

Los atletas de alto nivel están sometidos a escrupulosas normas de localización (dirección, concentraciones, entrenamientos, competiciones), y deben además informar cada día de una hora y un lugar en que puedan pasar un test de forma inesperada.

En caso de tres incumplimientos de localización en menos de un año, los atletas se exponen a una sanción por parte de los estamentos antidopaje.

Además del bronce en la capital catarí, Álex Quiñónez consiguió grandes éxitos en el pasado, como el oro en los 200 metros de los Juegos Panamericanos de Lima, también en este 2019.

En ese año 2019, el mejor de su carrera, consiguió además su mejor marca personal en la media vuelta de pista, el tiempo de 19 segundos y 87 centésimas que firmó en Lausana (Suiza) y que constituye un récord de su país.

En Juegos Olímpicos, Quiñónez llegó a disputar la final de 200 metros en Londres 2012, donde fue séptimo.

Comentarios