Escucha esta nota aquí

Lewis Hamilton (Mercedes) se llevó la 'pole position' del Gran Premio de Portugal al firmar este sábado, en el circuito de Portimao, el mejor tiempo por delante de su compañero de equipo, el finlandés Valtteri Bottas.

Esa pole le sitúa en una situación idónea para establecer el domingo un récord absoluto de victorias en F1.

Se trata de la 9ª 'pole' de la temporada para el británico y la 97ª de su carrera.

En caso de ganar la carrera el domingo, Hamilton se convertiría en el piloto con más victorias en Grandes Premios de F1 (92) por las 91 de Michael Schumacher.

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) saldrá tercero y el monegasco Charles Leclerc (Ferrari) cuarto.

"Tenemos un vehículo fantástico pero hay que trabajar duro para sacarle el máximo partido. Valtteri fue muy rápido durante todo el fin de semana consiguiendo el mejor tiempo en cada uno de los libres por lo que empujé a fondo para encontrar los segundos adicionales", declaró Hamilton.

El británico atribuyó su velocidad al hecho de poder rodar una vuelta de más en la 3ª y última parte de la sesión calificatoria que Bottas.

Hamilton dispone ahora mismo de 69 puntos de ventaja en el Mundial sobre Bottas, a falta de seis Grandes Premios, y apunta este año a un 7º título, igual que Schumacher.

"Es aburrido, realmente aburrido", respondió Bottas, preguntado sobre el hecho de que su compañero se llevase la pole después de que él mismo fuese el más rápido en los ensayos.

"Pero la carrera es mañana y es eso lo que cuenta", estimó el finlandés, que ha ganado dos carreras esta temporada, por las 7 de Hamilton.

Mercedes puede obtener matemáticamente un 7º título de constructores consecutivo, aunque para ello su rival Red Bull tendrá que firmar una mala actuación en el circuito del Algarve, incluido por primera vez en el calendario del Mundial de F1.

- Riesgo de lluvia -

Verstappen confirmó con su tercer puesto que él es el único en poder plantar cara regularmente a los pilotos británicos.

"Está bien ser tercero", estimó, afirmando que la pista resbaladiza le complico el trabajo en la última parte de las calificaciones.

"Con la adherencia que tenemos no podemos realmente ir a fondo, es como conducir sobre hielo", afirmó el holandés, actual tercero del Mundial a 83 puntos del líder.

Este circuito acoge espectadores este fin de semana pero en un número limitado por la pandemia de coronavirus.

El domingo la carrera tendrá lugar a las 14h10 locales (09:10 hora de Bolivia).

La lluvia podría apuntarse a la fiesta para la carrera, mientras que la sesión calificatoria se disputó con el sol presente pero con rachas de viento.

El circuito del Algarve, situado cerca de la ciudad de Portimao, al sur del país, se presenta en el circo de la F1 como un trazado que propicia el espectáculo, con numerosas ondulaciones y desniveles. El asfalto de la pista es muy deslizante, lo que podría deparar sorpresas en caso de lluvia.

Algo que ya pudo comprobar este sábado el australiano Daniel Ricciardo (Renault), quien se salió de la pista en los últimos kilómetros de la Q2 y por ello no pudo participar en la Q3 para la que se había clasificado. Así, saldrá en décima posición, justo delante de su compañero Esteban Ocon.

El mexicano Sergio Pérez (Racing Point-Mercedes) saldrá en quinto puesto de la parrilla, y el español Carlos Sainz Jr (McLaren-Renault) séptimo.