Escucha esta nota aquí

El accidente de helicóptero que terminó con la vida de Kobe Bryant, de su hija Gianna y de otros seis pasajeros además de la del piloto, sigue en plena actualidad mientras se buscan culpables para explicar por qué se produjo un siniestro repleto de incógnitas.

Vanessa Bryant ha demandado al piloto, a la compañía Island Express y a los policías que tomaron fotografías minutos después de que el aparato se estrellara. El juicio contra Ara George Zobayan, el hombre que conducía la aeronave, ya ha comenzado, y la esposa de la leyenda de los Lakers le acusa de negligencias como exceso de velocidad a pesar de la niebla o poca precaución a la hora de evaluar las condiciones meteorológicas antes de emprender el vuelo.

Sin embargo, el representante y hermano del piloto ha querido responder a Vanessa con una comparecencia en el juzgado con la que exculpa al fallecido Zobayan y sitúa la culpa en Kobe Bryant y en el resto de acompañantes, tal y como desvela el portal TMZ.

"Cualquier lesión o daño a los demandantes o fallecidos fue causado directamente en su totalidad o en parte por la negligencia o culpa de los demandantes o fallecidos, incluyendo el conocimiento y el encuentro con los riesgos de forma voluntaria, y que esta negligencia fue un factor clave en los supuestos daños, por lo que el demandado no tiene responsabilidad", alegó.

El día del accidente, la zona estaba cubierta por una densa niebla y la visibilidad era muy reducida, tal y como desvelaron las autoridades horas después del siniestro. De hecho, el helicóptero privado de Bryant estuvo dando vueltas durante 15 minutos a la espera de recibir la autorización para desplazarse hasta la academia del jugador.

Cuando se estrelló en una colina de California, el helicóptero circulaba a 296 kilómetros por hora tal y como decretaron los posteriores informes.

El mismo medio ha desvelado el documento legal por el que la compañía de helicópteros se ha defendido de la demanda de Vanessa Bryant. Según ellos, "Kobe Bryant y Gianna tenían conocimiento real de todas las circunstancias, peligros particulares y una apreciación de los riesgos que involucra volar y la magnitud de estos, y procedieron a enfrentarse a un riesgo conocido y asumieron voluntariamente el riesgo de accidente o de lesión impidiendo que pueda avanzar la reclamación (de Vanessa Bryant) por daños". Además, recalcan que el siniestro fue el resultado "de un accidente inevitable" porque volar en helicóptero es "inherentemente peligroso". (AS)