Escucha esta nota aquí

Por: Chino Tapia

Conversar con José Carranza de su vida y de su trabajo diario es como repasar un álbum fotográfico.

Hoy, a sus 80 años, ‘Don José’, como se lo conoce en el ambiente de la prensa, ve que esa labor de toda una vida no ha sido en vano, por el trabajo realizado, por las empresas donde sirvió, por lo que significó su oficio para poder mantener a la prole…, ocho hijos que ya le dieron nietos.

“Mi vida fue la fotografía”, dice sin titubear Don José, quien tiene una historia para cada imagen captada. Y esa vida comenzó a escribirla en su natal Cochabamba, pero el hombre estaba predestinado para emigrar a Santa Cruz; de niño venía de vacaciones a casa de sus familiares, pero a los 15 años tomó la decisión que le cambió el rumbo a su propia historia, venirse a vivir a esta cálida tierra.

Inicialmente se trasladó a Montero, trabajó en Muyurina para Usaid en el campo agrícola. En 1961 vino a la ciudad de Santa Cruz a un congreso eucarístico y decidió quedarse; comenzó trabajando de albañil, zapatero, garzón y lo que se le cruzó para ganar sus primeros pesos.

¿Y dónde nació su afición por la fotografía? De niño le nació el interés por este oficio porque su madre trabajaba en un estudio fotográfico, de ahí le quedó la espinita, por eso en 1962 logró comprarse su primera cámara, era una 35 mm con rollo, con la cual se dedicaba a retratar acontecimientos sociales.

Un año más tarde comenzó a asistir a los partidos de fútbol en el estadio departamental por su afición a este deporte. La gente comenzó a conocerlo, lo mismo que dirigentes de la ACF, por lo cual le entregaron oficialmente su credencial para que pueda ingresar con libertad a los partidos. Ahí nació el fotógrafo que se ganó la vida con este oficio.

Fue entonces que conoció a gente de la prensa, como el periodista Edgar Durán, del diario El Comercio, medio en el cual comenzaron a ser publicadas sus fotografías con la cobertura de Delfo Limpias. “Eran tiempos de mucho sacrificio para cubrir los partidos, pero a mí todo me parecía hermoso porque estaba haciendo lo que comenzaba a apasionarme”, relata.

Con el apoyo del fotógrafo de la época José Daher, Don José comienza a explorar otras técnicas de trabajo, lo cual sería fundamental para que en 1975 el diario EL DEBER comenzara a solicitarle fotografías para las ediciones diarias. Desde 1977 fue trabajador oficial del Diario Mayor, labor que desempeñó ininterrumpidamente hasta 1985 en la cobertura junto a Pedro ‘Choco’ Rivero, con quien asistía a los eventos deportivos como se podía, a pie y a veces en vehículo.

También fue corresponsal de los matutinos Hoy y Presencia de La Paz y Los Tiempos de Cochabamba.

Dice que cada foto tiene su historia, pero hay algunas que merecen ser contadas por lo que significaron para él, sea como anécdota o porque le dejaron recuerdos imborrables. Todas las fotografías que acompañan este artículo son de su autoría y testimonian años y años de trabajo, especialmente en partidos de fútbol y también en algunos deportes amateurs.


‘Choco’ Antelo, Pelé y Justiniano posan para la cámara de José, y asoma el árbitro Chuquimia


La foto perdida

“Cuando Blooming ganó su primer título nacional en 1984 fuimos a la cobertura a Cochabamba con ‘Choco’ (Rivero), pero el vuelo de retorno se cruzaba con el final del partido. En el entretiempo desde la cancha le hice señas a ‘Choco’ para volverme a Santa Cruz, él me autorizó a señas desde la tribuna y me volví, con tan mala suerte que el gol del campeonato lo marcó (Milton) Melgar casi al final del partido y yo me quedé sin la foto; más bien que la conseguí de mi amigo Wálter Pacheco y así pude salvar la situación”.



Los percances en el automovilismo de la década de los años 60, cuando los famosos grandes premios eran una gran atracción. Ahí estuvo Carranza para inmortarizarlos


El recuerdo triste

“Fue en septiembre de 1969, The Strongest había venido a Santa Cruz a jugar un cuadrangular internacional con Oriente Petrolero y otros equipos, por supuesto que tomé la foto oficial del equipo atigrado en la cancha del estadio cruceño…quedé muy impresionado cuando a las pocas horas me enteré de la terrible noticia: el avión en que viajaba el equipo atigrado se siniestró en la población paceña de Viloco falleciendo los jugadores que yo había fotografiado algunas horas atrás”.

Don José Carranza. Hincha de Real Santa Cruz. Seis décadas retratando el deporte cruceño y no afloja. Hoy lo hace de manera particular, con la misma pasión que al principio.

El que está al lado de don José es... Diego Maradona. Esta vez pidió la foto con el astro. Fue en 1980





Comentarios