Escucha esta nota aquí

La eliminación del ministerio de Deportes  provocó la reacción adversa y duras críticas contra la actual administración del Estado por esa determinación. El director de la carrera de actividad física de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), Juan Yucra dijo que considerar que el deporte genera un despilfarro de dinero es una aberración de grueso calibre. "Es no entender al deporte como un fenómeno social de masas”, subrayó

El expreparador físico de Oriente Petrolero, Blooming, Bolívar, The Strongest y Wilstermann, entre otros, se mostró sorprendido ante la débil reacción de la sociedad boliviana porque no se puede borrar de un plumazo al deporte, que “es una actividad que forma personas con valores en disciplina, responsabilidad, cooperación, entre otros”.

Yucra considera incomprensible “que el deporte, la educación física, la recreación y la actividad física en general sean una vez más golpeadas, manoseadas y discriminadas por algunas autoridades de Gobierno. "Personalmente supuse que sería un Gobierno de transición ejemplar”.

Luego alertó sobre los daños que se está causando al no valorar el deporte. “La falta de actividad física genera personas con muchas enfermedades como diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares y pulmonares Estas patologías se las puede contrarrestar con programas de entrenamiento físico sistemático”.

Lamentó que el deporte boliviano siga siendo considerado como la quinta rueda del carro, utilizado solo para fines político-partidarios. “Esta vez sirvió para un cuoteo de cargos entre personas que ni sospechan de la importancia de la actividad deportiva”.

Para Yucra, invertir en el deporte es ganancia para cualquier país: “El deporte nunca fue y nunca será un gasto absurdo”. 

El Gobierno decidió disolver los ministerios de Deportes, Culturas y Comunicación con el objetivo de ahorrar los gastos del Poder Ejecutivo y destinar esos recursos para la lucha contra el coronavirus que afecta al país.

Según los datos del Sigep, el ministerio de Deportes tuvo una asignación presupuestaria en 2020 de Bs 32,2 millones. El de Comunicación fue de Bs 127,1 millones, siendo la cartera de Estado a la que más recursos se le asignó de los ministerios disueltos. La segunda repartición estatal que más recursos tuvo por asignación fue el de Culturas con Bs 80,2 millones. En total, los tres ministerios disueltos tenían presupuestados Bs 245,7 millones.