Escucha esta nota aquí

El deporte en general en nuestro país tiene muchas necesidades. Atletas, entrenadores y directivos permanentemente se quejan de las dificultades que tienen para la práctica de su deporte. Muchos coinciden que se falla desde la base, desde la formación de los deportistas y ni que se diga cuando ascienden y tienen que representar a Bolivia en eventos internacionales.

Este domingo, que es día de elecciones en Bolivia, más allá de qué partido político gane las elecciones o que candidato asuma el poder, le consultamos a los atletas que suelen defender la rojo, a amarillo y verde en competencias internacionales ¿qué le pediría para el deporte al nuevo Gobierno que se hará cargo del país?

Rudolf Knijnenburg, de tiro deportivo, es uno de ellos, incluso participó en los Juegos Olímpicos. Él pide que se cree un plan del deporte nacional tomando en cuenta diferentes ramas.

Tiene que llamarse a una gran concentración del deporte y hablar de un plan sostenido, no de un plan pequeño y a corto plazo. Ese plan tiene que abarcar todo lo que venga a ser recreación, masificación y deporte de alto rendimiento, teniendo esas ramas y sus necesidades podemos hacer un gran plan del deporte y en base a eso modificar la Lay de Deporte para establecer bien qué recursos se van destinar a cada uno de los programas”, explicó Knijnenburg.

El cruceño asegura que el poco apoyo que hay actualmente al tiro deportivo se refleja también en todas las otras disciplinas y eso también perjudica en la promoción de nuevos valores.

“El poco apoyo es en todos los deportes, se siente y se vive lo mismo porque no hay un programa sostenido. No se sabe qué atletas competirán en los eventos internacionales para seguir el ciclo olímpico y cuáles son los otros que se irán preparando para después tomar la posta y haya una renovación. Actualmente en todos los deportes estamos como en la selección de fútbol, se fueron los Etcheverry, Sánchez y otros y no hay una camada nueva”, enfatizó.

El chuquisaqueño Conrrado Moscoso es considerado el mejor raquetbolista del país y reconoce que a veces ha tenido que “mendigar” para poder viajar y representar al país en torneos internacionales. El ráquet es una de las disciplinas que más alegrías le ha dado a Bolivia, pero carece de apoyo de las autoridades nacionales.

Esperemos que el nuevo Gobierno nos de apoyo real, que nuestro deporte sea reconocido como se lo merece, ya que es uno de los que más éxitos consigue, que no sean tan ciegos de lo que hacen los deportistas. Se presentan proyectos, pero no se llevan a cabo, sería bueno ejecutarlos”, dijo Moscoso.

El chuquisaqueño puso como ejemplo, que varios raquetbolistas han optado por jugar por otros países, como Argentina y Colombia, porque en Bolivia no tienen siquiera el apoyo mínimo.

“Sería bueno que nos proporcionen recursos para que no siga habiendo fuga de talentos. Ojalá que a nuestra disciplina se la tome más en cuenta, porque hemos demostrado grandes cosas. Lamentablemente el respaldo es muy limitado y siempre hemos tenido que mendigar apoyo”

Por su parte, el capitán de la selección boliviana de fútbol, Carlos Lampe, coincide en que el apoyo al deporte en nuestro país es muy pobre y entre otras cosas pide al futuro Gobierno que construya centros de alto rendimiento para mejorar el nivel de los deportistas en el país.

“Pediría que haga centros de alto rendimiento para todas las disciplinas, ya que carecemos mucho de infraestructura. En otros países los deportistas tienen este tipo de centros donde se perfeccionan y alimentan bien. A mí me ha tocado viajar cuando practicaba básquet y taekwondo y sé de los problemas de fondo que tienen los deportistas, que son muchas más, pero pediría eso para empezar”, dijo el guardameta.

En lo relacionado estrictamente con el fútbol, Lampe pidió que se hagan canchas con buenas condiciones para mejorar el nivel de los jugadores bolivianos.

“Para mi disciplina, pediría al próximo Gobierno que nos hagan canchas de primer nivel. Los jugadores profesionales de Bolivia, cuando vamos al exterior, nos encontramos con canchas en buen estado y finitas a las cuales no estamos acostumbrados, porque las nuestras son malas, con desniveles, la pelota va diferente, realmente eso es necesario”, apunto.

La mejor del tenis nacional en la rama femenina, Noelia Zeballos, lamenta que el deporte en Bolivia este abandonado a causa de la poca cultura deportiva que tenemos, en lo cual tendrán que trabajar las nuevas autoridades. Observó que muchas veces ha visto que los atletas compiten en el exterior sin fisioterapeuta, sin médico y a veces hasta sin entrenador.

“Con la experiencia que he adquirido, porque me ha tocado viajar por muchos países, he podido ver que otros lados hay bastante apoyo al deporte no solo de sus respectivos Gobiernos, sino también de otras instituciones y empresas privadas. En Bolivia hace falta crecer en cuanto a la cultura del deporte, mientras no haya eso va a ser muy difícil avanzar y creo que eso será tarea de quienes asuman el poder”, dijo Noelia.

“En Bolivia creo que solo el fútbol y el tenis se juega a nivel profesional y en eso también tienen que trabajar nuestras autoridades, porque tenemos que tener deportistas profesionales en sus diferentes disciplinas como ocurre en otros países. Para eso tiene que haber apoyo desde las bases, desde cuando los deportistas se están formando, no solamente aparecer cuando un atleta llega con medalla de algún evento internacional”, agregó la tenista.

La nadadora María José Ribera pide que se cumpla lo que se promete, por propia experiencia contó que las autoridades hacen muchas promesas a los deportistas, pero llegada la hora de la verdad no se hace efectivo el apoyo.

“El deporte está olvidado, podríamos hablar de muchas cosas basándonos por la experiencia que tenemos como deportistas. Nos prometen muchas cosas y nos engañan, porque nos hacen firmar contratos en sentido que nos van a apoyar, eso se publica en la prensa y a los tres meses nos cortan el apoyo sin explicación alguna o nos ponen reglas absurdas como es en el caso de mi deporte, que no le dan apoyo a la federación porque no hay muchos deportistas de provincias y cómo va a haber si no hay piscinas, es algo ilógico”, explicó Ribera.

El pedido de Ribera pasa por la honestidad que deben tener nuestros próximos gobernantes, para que el apoyo al deporte sea real.

Muchas veces nos han dicho que nos van a apoyar, pero nunca pasa eso. Por ejemplo, para los Juegos Suramericanos nos prometieron apoyo durante un año, pero después de unos dos meses lo cortaron y salían las noticias que el apoyo continuaba. Yo nunca viaje con dinero del Gobierno nacional, los que apoyan en eso son los de la Gobernación de Santa Cruz y por supuesto con el apoyo de mi familia”, finalizó Ribera.