Escucha esta nota aquí

Ya no aguantan más las crisis debido al coronavirus, que los tiene sin ingresos desde el 22 de marzo cuando comenzó la cuarentena decretada un día antes por el gobierno para evitar la propagación del virus. Debido a ello, es que la Cámara de Gimnasios de Santa Cruz (CGSC), bajó de 65 a 60 integrantes. “Cinco de los afiliados cerraron sus puertas por la crisis...ya no aguantamos más sin ingresos”, afirmó Miguel Cossío, integrante de la directiva del CGSC.

Se prevé que la situación mejore en las próximas semanas, luego de que el protocolo de seguridad que los gimnasios presentaron al COED y a la Alcaldía recibiera el visto bueno. “Todo va bien y esperamos abrir en los primeros días de agosto. Los afiliados a la Cámara de Gimnasios estamos listos para comenzar a trabajar cumpliendo el protocolo correspondiente”, sostuvo Cossío.

Entre las medidas de seguridad que deberán cumplir están las de disminuir en un 50% el aforo de las personas, el distanciamiento de las máquinas para los ejercicios y la obligatoriedad de los clientes de tener barbijo o protector facial. “Tendrán que llamar con anticipación y hacer su reserva para que no se concentren demasiadas personas en un mismo horario”, afirmó.

Funcionarios de COED de la Alcaldía visitaron los gimnasios para comprobar si adecuaron sus instalaciones al protocolo de seguridad. “Era lo único que nos faltaba. Hay otros gimnasios que ya abrieron de forma clandestina sin permiso, pero nosotros como gremio, estamos siguiendo los conductos regulares”, concluyó.