Escucha esta nota aquí

Michael Jordan, considerado por muchos como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos y actual propietario de los Charlotte Hornets, sigue presumiendo de ser el deportista que más dinero ha ganado en la historia. Según Forbes, la fortuna del mito de los Bulls asciende hasta los 1.900 millones gracias a su carrera en la cancha, pero sobre todo a sus inversiones y contratos publicitarios.

Con ese dinero acumulado, el seis veces campeón de la NBA puede permitirse el lujo de rechazar cualquier oferta que no lo satisfaga o que no se ajuste a sus pretensiones. Por muy alta la cifra que haya sobre la mesa.

El agente de Jordan, David Falk, ha aprovechado la emisión de ‘The Last Dance’ para aparecer en los medios recordando anécdotas desconocidas de su cliente. Y entre estas destaca la que confesó en una entrevista en The Sports Junkies on 106.7 The Fan.

Según Falk en 2017 el representante de una marca comercial se puso en contacto con él para ofrecerle un cheque por valor de 100 millones de dólares por aparecer en un acto de la marca durante dos horas y Jordan dijo que no a dicha oferta.

"Le traje 100 millones de dólares y él todo lo que tenía que hacer es, además de dar su nombre y decir que le gustaba la marca, aparecer en un acto promocional durante una o dos horas. Y dijo que no", recuerda Falk.

El agente del ex jugador de Bulls y Wizards señala que Jordan no se mueve por el dinero y que esa capacidad de seleccionar es uno de los aspectos que más le llaman la atención. "Ha tenido tanto éxito que tiene la oportunidad de hacer lo que realmente le apetezca o no hacer las cosas que no quiere. Realmente admiro eso de él. Es muy, muy selectivo con las cosas en las que se involucra". /(marca)