Escucha esta nota aquí

"El éxito llega ahora porque dejé de buscarlo", declaró Nadia Podoroska, 131ª WTA y gran sorpresa de Roland Garros al clasificarse este viernes para octavos procedente de la previa, convirtiéndose en la primera argentina en la segunda semana del grande francés desde Gisela Dulko en 2011.

'La Rusa' -bisnieta de ucranianos, pero "completamente argentina"- batió a la eslovaca Anna Karolina Schmiedlova (161ª) por 6-3 y 6-2, en una hora y 39 minutos.

"Es como un sueño hecho realidad, es un torneo maravilloso, no esperaba estos resultados. Me sentí muy bien, jugué muy sólida, cometí pocos errores, serví bien... Todo fue muy bien", analizó en inglés para los medios internacionales.

Antes, Podoroska, de 23 años, que ya suma seis partidos ganados en Roland Garros (tres de la previa y tres del cuadro principal), había apeado a la kazaja Yulia Putintseva (27ª).

Sucesora de Dulko

Jugará en octavos con la ganadora del duelo entre la búlgara Tsvetana Pironkova (157ª) y la checa Barbora Krejcíková (114ª).

La última argentina que había disputado los octavos de Roland Garros fue Dulko, entonces 51ª de la WTA, en 2011 y se retiró lesionada ante Marion Bartoli.

Con gran movilidad en defensa, mucha seguridad en los golpes y fina de muñeca para definir, Podoroska movió a su rival y tuvo la cabeza fría para aguantar cuando la eslovaca mostró señales de recuperación.

Definió el partido minutos antes de que una tromba de agua parara el juego en la capital francesa, salvo en la pista central, que cuenta este año con techo retráctil.

La argentina había iniciado el duelo como un vendaval, con 4-0, antes de que Schmiedlova se apuntara los tres juegos siguientes. A Podoroska no le tembló el pulso para llevarse la primera manga.

"Tenía clara la estrategia, los primeros games fueron duros físicamente, pero estuve ahí, no me apuré. Saqué una ventaja importante, luego ella arriesgó más. Cuando gané el primer set recuperé la solidez. Me mantuve con mi plan de juego", analizó ya en español.

El partido estuvo parado unos minutos cuando Schmiedlova se fue al suelo y se dañó las dos rodillas. Después de que le limpiaran las heridas volvió a la pista pero Podoroska, autora de 25 golpes ganadores, no le dejó opción.

"Al principio del parón hice ejercicios de relajación, comprender qué pasó para ir ganando 4-0 y que se pusiera 4-3. Pero hacía mucho frío, me tenía que activar, así que me puse a calentar", declaró una tenista a la que por "similitudes físicas" le gustaría jugar como Simona Halep.

'No tengo vértigo'

El triunfo de la jugadora rosarina, que vive varios meses al año en Alicante (España) para estar más cerca del epicentro del circuito femenino, supondrá su ingreso en el Top-100, convirtiéndose en la mejor latinoamericana de la lista desbancando a la vigente campeona olímpica, la puertorriqueña Mónica Puig (98º).

"En los últimos meses me he sentido más cómoda con mi juego. Durante la cuarentena estuve tres meses mejorando. El éxito llega ahora porque lo dejé de buscar, cuando era chica tenía tantas ansias por estar donde estoy hoy que me perjudicó", señaló la ganadora del oro en los Panamericanos de 2019.

¿Cómo influirá en su carrera los logros conseguidos en París?

"Obviamente en lo económico, que lo he sufrido bastante, me dará tranquilidad. Podré pagar el sueldo a mis entrenadores. Hace muy poco no estaba segura de poder seguir jugando. Con estos resultados podré acceder a otros torneos, todo cambia", dijo.

Y avisó para las próximas rondas: "No tengo vértigo. Mi idea es seguir como vengo y ver hasta dónde puedo llegar".