Escucha esta nota aquí

El piloto neerlandés Max Verstappen (Red Bull) intentará hilar su tercer triunfo consecutivo en el regreso de la Fórmula 1 a Brasil, un Gran Premio que le sienta bien para aumentar la ventaja sobre el actual campeón, el británico Lewis Hamilton (Mercedes).

Entre el viernes y el domingo, en el circuito de Interlagos de Sao Paulo, el corredor de los 'toros' apuntará a ampliar la ventaja de 19 puntos en el liderato sobre el siete veces campeón mundial.

Subirse al escalón más alto del podio podría suponerle a Verstappen una distancia de 25 unidades sobre su máximo rival a falta de tres carreras para el final de la temporada.

Prácticamente podría darse el lujo de irse en blanco en alguna de las válidas restantes -Catar, Arabia Saudita o Emiratos Árabes- y mantenerse firme en el camino hacia su primer título de F1, una motivación adicional tras sus victorias en las últimas dos carreras, las de Estados Unidos y México.

Interlagos se presenta amigable para el neerlandés de 24 años, que ganó la corrida de 2019, la última celebrada en Brasil tras la cancelación de la de 2020 por la pandemia. Pero también agrada a Hamilton, ganador en los grandes premios de 2016 y 2018.

"Es difícil decir cuán competitivos seremos. En 2019 ganamos la carrera, pero tuvimos una lucha realmente igualada contra Mercedes en todo momento y espero algo similar este año", dijo el puntero.

- Nuevo reto en el esprint -

El Gran Premio de Interlagos será el primer gran evento deportivo masivo en Brasil desde la llegada del covid-19, que deja 610.000 muertos, una cifra sólo superada por Estados Unidos. 

La organización espera 170.000 personas a lo largo de los tres días, después de que las autoridades habilitaron el aforo total por la baja de decesos y el avance de la vacunación.

La competición, además, será la tercera y última de la temporada con esprint clasificatorio, una modalidad estrenada este año y que ya se probó en Silverstone (Inglaterra) y Monza (Italia).

La carrera esprint -de treinta minutos o 24 vueltas- definirá el sábado la parrilla de salida de la carrera, que se disputará el domingo, y otorgará entre tres y un punto a los tres primeros. 

El viernes se llevarán a cabo las primeras prácticas para una corrida de 71 vueltas en un autódromo de 4,3 kilómetros de trayecto.

"Lo he hecho bien en la clasificación esprint, pero después he tenido malos resultados. Intentaremos darle la vuelta esta vez", afirmó Verstappen, ganador del clasificatorio en Silverstone y segundo en Monza.

El piloto de Red Bull no terminó esas dos carreras tras chocarse con Hamilton.

- ¿Penalidad? -

Sin victorias desde el Gran Premio de Rusia, hace tres válidas, el británico espera espabilarse en la tierra del mítico Ayrton Senna, aunque teme una penalidad de cinco plazas en la parrilla de salida en caso de que tenga que usar su quinto motor de la temporada.

Varias escuderías se vieron afectadas por el retraso en la llegada de los contenedores de carga, donde se transportan desde motores hasta herramientas, enviados desde México. 

La demora, atribuida al mal clima, provocó inconvenientes en la preparación de los monoplazas.

"Hasta donde sé, mi motor está bien, pero lo sabremos más tarde", señaló el hombre de Mercedes, de 36 años.

Aunque sin chances de celebrar el título, en medio de la rivalidad Verstappen-Hamilton se ha asomado Sergio 'Checo' Pérez (Red Bull), envalentonado después de su primer podio en México. 

Sin corredores brasileños, Latinoamérica se encomienda al mexicano para lucirse en una pista donde brillaron Senna, Emerson Fittipaldi o el colombiano Juan Pablo Montoya. 

"He tenido tres podios seguidos y siento que todo se reduce a conocer cada vez mejor el coche, así que llevaré ese impulso a Brasil", afirmó Pérez, cuarto en el campeonato (165 puntos), por detrás del finlandés Valtteri Bottas (Mercedes, con 185).

Comentarios