Escucha esta nota aquí

El juez Mario Carroza dejó hoy en prisión preventiva a cinco exmilitares detenidos en las últimas horas por su presunta responsabilidad en el caso de dos jóvenes que en 1986 fueron quemados por una patrulla del Ejército durante una protesta contra la dictadura de Augusto Pinochet.

Ambos jóvenes fueron interceptados por los militares el 2 de julio de 1986 en un barrio de Santiago, rociados con gasolina y quemados, para después ser arrojados a una zanja en un camino rural en las afueras de la capital chilena.

Los sospechosos

Los nuevos detenidos en el caso son el oficial que comandaba la patrulla el día de los hechos, Pedro Fernández Dittus, y los exmilitares Leonardo Riquelme, Juan González, Walter Lara y el exrecluta Pedro Franco Rivas.

El caso fue reabierto tras el testimonio del exrecluta Fernando Guzmán, quien después de 29 años rompió el pacto de silencio que protegía a los autores, y quien señaló que el principal autor del crimen fue el excoronel Julio Castañer y no Pedro Fernández, como se creía.

Este último fue el único condenado en el primer juicio por el caso, a una pena de 600 días de prisión por "cuasi delito" (no intencional) de homicidio que no cumplió en su totalidad, pues la Justicia militar lo liberó tras pasar seis meses en la cárcel.