Escucha esta nota aquí

Por RFI

La Organización de la Aviación Civil Internacional se reúne este jueves de manera urgente para tratar el desvío y aterrizaje forzado de un vuelo comercial en el que viajaba el periodista opositor bielorruso Román Protasévich, quien fue detenido. 

El presidente Alexander Lukashenko salió el miércoles a defender la legalidad de la orden de desvío tras la ola de indignación que desató en la diplomacia europea y estadounidense.

"Actué legalmente para proteger a la gente", clamó el miércoles 26 de mayo en un discurso ante dirigentes bielorrusos el presidente Alexander Lukashenko, en medio del aislamiento aéreo decidido en Europa contra Minsk.

En el poder desde 1994, Lukashenko volvió a acusar al periodista opositor Román Protasévich de terrorista y justificó el envío el domingo de aviones de caza a proximidad de su vuelo con la intención de "acompañar el aterrizaje del avión de pasajeros en caso de urgencia", pero no de forzarlo a posarse en territorio bielorruso.

El mandatario reiteró que había una alerta de bomba pero ésta acabó siendo falsa. 

Además, afirmó que fue el mismo piloto quien escogió Minsk para posarse porque ningún otro país había aceptado acogerlo. Algo que contradice la grabación de intercambios con la torre de control difundida el martes por las autoridades bielorrusas.

El Kremlin se hace discreto

Entretanto, Europa prohibió a sus compañías sobrevolar el espacio aéreo bielorruso.  Air France canceló un trayecto París-Moscú porque rediseñar el plan de vuelo implicaba lidiar también con las autoridades rusas, principales aliadas de Lukashenko.

Desde las protestas contra su reelección en 2020, el presidente se ha vuelto una piedra en el zapato de Putin. "No tenemos razones para no creerle" se contentó con comentar Moscú.

La portavoz de la diplomacia rusa, María Zajarova, criticó las acusaciones de complicidad de Moscú en este asunto, denunciando "interpretaciones fantasiosas" y pidió una "investigación objetiva" del incidente.

Los miembros europeos del Consejo de Seguridad de la ONU más Estados Unidos pidieron "que la Organización Internacional de Aviación Civil investigue con urgencia" el desvío. Una primera reunión tiene lugar este jueves.

Comentarios