Escucha esta nota aquí

El Gobierno afgano anunció este sábado que está listo para la guerra, después de semanas de continuos reveses en las que los talibanes se han negado a retomar las conversaciones de paz en Doha, que comenzaron el pasado septiembre.

"Los talibanes abandonaron la mesa de negociaciones con excusas y no quieren avanzar hacia la paz, por eso estamos listos para la guerra en caso de que los talibanes no quieran la paz. Debemos estar preparados para defender este país", afirmó en una rueda de prensa en Kabul el asesor de seguridad nacional, Hamdullah Mohib.

El asesor de seguridad aclaró sin embargo que también están "listos y comprometidos con la paz", con el equipo de negociación del Gobierno afgano aún en Doha, por lo que insistió en que la falta de avances se debe solo a los obstáculos de los talibanes.

Los insurgentes, añadió, buscan la caída del actual Ejecutivo afgano para hacerse con "todo el poder" en Kabul, al negarse a compartir cualquier puesto de mando con sus adversarios.

"Todavía tenemos esperanzas de paz, pero si creen que pueden hacer colapsar el Gobierno afgano y destruir el sistema por la fuerza, nunca se lo permitiremos", sentenció Mohib.

"Listos" para combatir

Como muestra de esta actitud, señala, está el incremento de la violencia en el país a pesar de las negociaciones de paz y la firma de un histórico acuerdo hace casi un año en Doha entre Estados Unidos y los insurgentes, en el que se pactó la retirada total de las fuerzas estadounidenses del territorio afgano en 14 meses.

El ministro de Interior, Masoud Andarabi, subrayó en la misma rueda de prensa que "si los talibanes optan por la guerra, ciertamente estamos dispuestos a defender el país y derrotarlos".

Ante este posible nuevo panorama de incremento del conflicto en Afganistán, el viceministro de Defensa, Shahmahmood Miakhel, aseguró en la comparecencia que "la coordinación entre las fuerzas de seguridad aumentó", por lo que están "listos" para combatir.

La realidad es que los insurgentes se han negado hasta ahora a un alto el fuego permanente para facilitar las conversaciones de paz, aumentando incluso los ataques en comparación a los niveles de hace un año, con un aumento de las acciones en algunas provincias.

Las autoridades afganas también han culpado a los talibanes de una oleada de ataques selectivos contra activistas, políticos, periodistas y académicos que golpean a diario las principales ciudades de Afganistán, aunque los insurgentes se han desvinculado.

Comentarios