Escucha esta nota aquí

Las protestas y manifestaciones de los migrantes africanos afuera de la estación migratoria Siglo XXI en la ciudad de Tapachula, en el suroriental estado mexicano de Chiapas, han puesto en jaque al Gobierno de México.

Mediante protestas pacíficas, los migrantes han denunciado desde hace una semana ante las autoridades mexicanas supuestos actos de corrupción por parte de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), a quienes acusan retrasar la entrega de un permiso oficial que les puede facilitar cruzar el país.

“Los migrantes africanos tienen otros sistemas de organización para protestar y la manera en que lo hacen, con música y bailes, altera a las autoridades”, contó Irineo Mujica, defensor de derechos humanos de migrantes e integrante de la organización Pueblo Sin Fronteras.

El activista, quien ha documentado y difundido información sobre las protestas, cree además que las autoridades “no entienden” a los migrantes y además existe una especie de racismo por su color de piel.

Mujica cree que la presión de Estados Unidos para que no lleguen a la frontera norte es el mayor obstáculo que enfrentan los africanos ante las autoridades mexicanas.

Tags

Comentarios