Escucha esta nota aquí

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), cuyo jefe Rafael Grossi se encuentra en Teherán, anunció haber alcanzado este domingo un acuerdo con Irán sobre el material de vigilancia del programa nuclear, días después de haber  denunciado una falta de cooperación por parte de los iraníes.

"Los inspectores del OIEA están autorizados a intervenir para mantener el equipo y reemplazar los discos duros", informó la agencia de la ONU en un comunicado.

Todavía no tendrá acceso a los datos de las cámaras, pero en febrero Teherán se comprometió a proporcionárselo más tarde, si las negociaciones para salvar el acuerdo de 2015 tienen éxito.

Grossi, que está realizando su segundo viaje a Irán este año, se asegura así de que el plan de vigilancia del programa nuclear iraní podrá proseguir. El OIEA temía perder datos si se saturaba la capacidad de almacenamiento de sus herramientas. 

El director general del OIEA regresará a Teherán "en un futuro próximo para unas consultas de alto nivel", precisó el comunicado, que insistía en la "cooperación y la confianza mutua de ambas partes".

La visita se produjo días después de que se publicara un informe del OIEA en el que se acusaba a Irán de no cooperar suficientemente y precede a la reunión que mantendrá el Consejo de Gobernadores del OIEA a partir del lunes. 

En virtud de una ley aprobada en diciembre por su Parlamento, Irán restringió en febrero el acceso de los inspectores del OIEA a algunas de sus instalaciones nucleares. 

Aún así, se alcanzó un compromiso para garantizar un cierto grado de vigilancia, pero este expiró en junio.

El nuevo acuerdo da un poco de aire a las grandes potencias, que intentan resucitar el acuerdo de Viena, que saltó por los aires cuando el expresidente estadounidense Donald Trump decidió sacar a su país del mismo y restablecer las sanciones contra la República Islámica.

En respuesta, Irán dejó de cumplir la mayoría de sus compromisos.

Los diálogos para revitalizar el pacto fueron aplazados el 20 de junio, dos días después de la victoria del presidente iraní Ebrahim Raisi, un ultraconservador.

Comentarios