Escucha esta nota aquí

Violento, inestable y homofóbico. Así describen a Omar Mateen, el estadounidense de origen afgano de 29 años, que abrió fuego en una discoteca gay de la ciudad de Orlando, Florida (EEUU).

Nacido en Nueva York en 1986, Mateen se mudó con su familia a Florida, donde estudió Derecho en la universidad estatal Indian River. En 2009, se casó con su primera esposa, de la que se divorció en 2011.
"No era una persona estable", expresó al diario The Washington Post la exesposa de Mateen, que no se identificó para resguardar su seguridad.
“Me pegaba. Podía llegar a casa y empezar a pegarme solo porque la ropa no estaba lavada o algo por el estilo”, dijo.

Según su relato, ambos se conocieron en Nueva York, pero en marzo de 2009 se mudaron a Fort Pierce, Florida. Frente a la violencia creciente, la mujer pidió ayuda a sus suegros, que la sacaron del apartamento que compartía con Mateen de quien luego se divorció.

Por su parte, los familiares entrevistados reconocen los defectos de Mateen, que trabajaba como guardia de seguridad, pero afirman que no era demasiado religioso, como para haber cometido la masacre movido por este motivo.

Su padre, Mir Seddique, indicó que su hijo estaba furioso tras haber visto recientemente a dos homosexuales besándose en una calle de Miami.
"Estábamos en el centro de Miami, en Bayside, había gente tocando música", contó a NBC. "Y vio entonces a dos hombres besarse frente a su mujer y su hijo y enfureció", señaló Seddique. "Se besaban y se tocaban y me dijo: mira eso. Frente a mi hijo, hacen eso", añadió.

El sospechoso estaba en el radar del FBI. Según la ficha que la policía federal tenía de él, había sido investigado por posibles conexiones terroristas y simpatía hacia el grupo ISIS. El FBI llegó a entrevistarse con Mateen en 2013 y 2014, pero los interrogatorios no llegaron a información concluyente que justificara su vigilancia.

De acuerdo con el diario The Washington Post también llamó la atención que Seddique Mateen, padre del atacante, se hiciera pasar por presidente de Afganistán en un reciente vídeo y en otro apoyó a los talibanes.

Famosos se pronuncian
El cantante Ricky Martin posteó en Twitter: “Soy gay y no tengo miedo. El amor conquista todo” y “El fácil acceso a las armas en EEUU promueve crímenes de odio e intolerancia. Es hora de que el Congreso actúe”.
“Nuestra comunidad ha sufrido una tremenda pérdida. Debemos permanecer unidos más que nunca”, twitteó la actriz Ellen Page