Escucha esta nota aquí

Al menos 46 personas, 12 de ellas menores de edad, fallecieron calcinadas en la madrugada de ayer en Bulgaria, cuando el autobús en el que viajaban prendió fuego en una autopista y muchos pasajeros quedaron atrapados dentro del vehículo.

La mayoría de las víctimas eran originarias de Macedonia del Norte, donde estaba matriculado el autocar, indicó el primer ministro de este país, Zoran Zaev, que viajó inmediatamente a Sofía, para reunirse en el hospital con los siete supervivientes del siniestro, el más grave de la última década en Europa.

Los pasajeros eran de diferentes minorías étnicas. Entre las víctimas, también figuran un belga y un serbio. “Es una gran tragedia”, dijo Zaev. “Doce de las víctimas tenían menos de 18 años”, cinco de ellos eran niños. El resto tenía entre 20 y 30 años”, agregó.

Duelo

El vehículo realizaba el trayecto de vuelta a Skopie, la capital de Macedonia del Norte, tras haber realizado un viaje a Turquía.

Macedonia del Norte declaró tres días de duelo nacional y Bulgaria uno.

El suceso ocurrió sobre las 02:00 en una autopista cerca del municipio de Bosnek, 40 kmde Sofía.

Según contaron los pasajeros, “la mayoría dormía cuando hubo una explosión”, dijo Zoran Zaev, citado por la agencia de prensa MIA.

Las imágenes difundidas por la televisión muestran los restos carbonizados del autobús, que chocó contra el guardarraíl de seguridad por una razón desconocida por ahora. Ningún otro vehículo se vio implicado en el accidente.

Comentarios