Escucha esta nota aquí

Un enfrentamiento entre la Policía y unos 70 habitantes de la comunidad nativa Kukama-Bretaña, dejó en Loreto, por lo menos dos indígenas fallecidos y 17 heridos.

En un comunicado, el Ministerio del Interior (Mininter) informó que los hechos ocurrieron el sábado 8 de agosto a las 23:30, afuera de las instalaciones de la compañía petrolera Petrotal, ubicada en la localidad loretana de Bretaña.

Los pobladores –dice el comunicado- estaban provistos de lanzas y retrocargas (perdigoneras), y demandaban la paralización de las labores del referido campamento petrolero, conocido como Lote 95.

“Al no llegar a un acuerdo, los pobladores habrían realizado disparos impactando uno de los proyectiles en un efectivo policial, produciéndose un enfrentamiento”, señala hoy el comunicado del Mininter que, también, precisa que resultaron heridos 6 policías y 11 pobladores y que otras dos personas de la comunidad fallecieron.

Los heridos fueron evacuados vía fluvial hasta la ciudad de Requena para recibir atención médica. De ellos, cuatro fueron derivados a la ciudad de Iquitos con pronóstico reservado.

El apu Jorge Pérez Rubio, presidente de la Organización Regional de Pueblos Indígenas Oriente - ORPIO, rechazó los actos de violencia y exigió una investigación exhaustiva y la presencia de una comitiva de alto nivel del Ejecutivo.

“Nuestros hermanos indígenas estaban con sus armas ancestrales protestando pacíficamente. Nuestras demandas son justas, porque existen pueblos que están en la pobreza y que en la pandemia se ha visto reflejada sin medicamentos y oxígeno para nuestros hermanos indígenas”, declaró Pérez Rubio.

En un comunicado, la compañía Petrotal indicó que “estos hechos de violencia han sido realizados por el mismo grupo de dirigentes que tomó la Estación 5 del Oleoducto Norperuano de Petro-Perú y que también habían amenazado con tomar nuestro lote”.

El pasado lunes 3 de agosto, la comunidades de la zona iniciaron un paro indefinido en la estación N° 5, de Petro-Perú, en Saramiza, provincia del Datem del Marañón. Exigen el cierre de brechas con proyectos inmediatos como la construcción de un hospital intercultural.

La compañía informó que tras el Estado de Emergencia, había reiniciado operaciones el pasado 1 de agosto en la provincia de Requena (Loreto) y, ante lo acontecido, se ha visto obligada a paralizar totalmente sus operaciones en el Lote 95.

Esta paralización, sostiene la empresa, afecta a casi 150 familias de trabajadores. “PetroTal se encuentra en medio de esta situación que es de exclusiva responsabilidad del Gobierno peruano, por lo que solo puede exhortar a las personas que se encuentran protestando, a deponer su medida de fuerza y solicita urgentemente la participación del Ejecutivo para continuar con el proceso de diálogo abierto que permita resolver las reales necesidades de la población del distrito de Puinahua y de Bretaña”, indica en su comunicado.

Durante el desarrollo de estos acontecimientos estuvo presente una representante del Ministerio Público. Según el Mininter, hoy una comisión de alto nivel del Gobierno, liderada por el ministro de Cultura e integrada por representantes de diversos sectores, está viajando a la zona. (El Comercio)