Escucha esta nota aquí

Al menos nueve personas murieron y 31 resultaron heridas este sábado en un ataque con cohetes, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), en el centro de Kabul, cerca de la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas y las compañías internacionales, indicaron fuentes gubernamentales.

Los yihadistas del Estado Islámico reivindicaron el atentado con "28 cohetes Katiusha" en un comunicado.

"Los soldados del califato tomaron por blanco la Zona Verde, donde está el edificio de la presidencia afgana, las embajadas de los Estados Cruzados y la sede de las fuerzas de seguridad afganas", dijo el texto, publicado a través de la aplicación Telegram.

Antes, los responsables gubernamentales habían acusado del ataque a los talibanes.

Sin embargo, el portavoz de los insurgentes, Zabihullah Mujahid, declaró que el ataque no tenía "nada que ver" con el grupo. "No disparamos a ciegas contra lugares públicos", dijo.

La embajada de Irán en Kabul anunció en Twitter que su principal sede en la ciudad sufrió daños en las explosiones, pero que ninguno de sus empleados resultó herido.

Por las redes sociales circulaban fotografías de lo que parecían ser los impactos de los proyectiles en las paredes de un centro médico.

Las explosiones tuvieron lugar en zonas muy densamente pobladas de la capital afgana, la mayoría cercanas a la Zona Verde; un vecindario prácticamente fortificado donde se encuentran las sedes diplomáticas, las sedes de las grandes empresas y los domicilios de diplomáticos y expatriados.

Antes de los disparos, el ministerio afgano de Interior informó que había habido dos pequeñas explosiones con "bomba lapa" el sábado por la mañana, una de las cuales mató a un policía e hirió a otros tres.