Escucha esta nota aquí

La dirigente María Corina Machado, representante del ala más radical de la oposición en Venezuela, rechazó este sábado unirse al pacto unitario del jefe parlamentario, Juan Guaidó, frente a las elecciones legislativas de diciembre, boicoteadas por la oposición.

"Ante la pregunta de si logramos una articulación, la respuesta es no", expresó Machado en un video difundido en su cuenta de Twitter tras una conversación "franca" con Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, encabezados por Estados Unidos. 

Guaidó llamó el pasado 19 de agosto a dirigentes y organizaciones a formar un pacto unitario para "desconocer el fraude parlamentario", refiriéndose a los comicios para el unicameral Parlamento, convocados para el 6 de diciembre, que serán boicoteados por el grueso de la oposición al considerarlos una farsa. 

Esto, después de que la justicia venezolana nombrara nuevas autoridades electorales, potestad que recae en el Legislativo, único poder en manos de la oposición.

Machado se opuso al "mecanismo" de "participación masiva ciudadana" también presentado por Guaidó, quien no ofreció detalles al respecto, como parte de su propuesta que además incluye una "agenda de movilización" que no precisó. 

"El país tiene muy claro que enfrentamos un régimen criminal, ya no hay más nada que consultar. El país también tiene muy claro que estos criminales no salen con votos", continuó la exdiputada, que tiene prohibido salir del país.

La dirigente lidera una fracción minoritaria en el Parlamento, que representa una de las alas más radicales de los adversarios del presidente socialista, Nicolás Maduro.

En julio de 2017, la oposición convocó a un plebiscito simbólico en rechazo a la Asamblea Constituyente, que rige el país con poderes absolutos y asumió las funciones del Parlamento tras declararlo en desacato. 

Dirigentes opositores cercanos a Guaidó se plegaron casi de inmediato al pacto. El ex candidato presidencial opositor Henrique Capriles señaló que un "evento electoral siempre puede convertirse en un hecho movilizador" pues el "dilema es luchar o no" contra Maduro.

Desde la jefatura del Parlamento, Guaidó reclamó en enero de 2019 la presidencia interina, después de que la mayoría opositora de la cámara declarara "usurpador" a Maduro acusándolo de ser reelegido fraudulentamente en 2018.

Desde entonces, el opositor ha intentado sin éxito desplazar al mandatario e instalar un gobierno de transición que convoque a elecciones.