Escucha esta nota aquí

Alemania amenazó el miércoles a Rusia con sanciones "inevitables" si Moscú no daba explicaciones sobre las condiciones del envenenamiento del opositor ruso, Alexéi Navalni.

"Está claro que si no se clarifican los hechos y no se ponen a disposición las informaciones necesarias, serán inevitables sanciones específicas y proporcionales contra los responsables rusos", afirmó el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, ante los diputados del Bundestag.

El ministro declaró que Alemania iba a consultar con sus socios europeos, pero también con la Organización para la Prohibicion de Armas Químicas (OPAQ) para emitir en los "próximos días" una declaración común.

Si no hay una respuesta de Moscú "no habrá otra solución que una respuesta internacional clara e inequívoca", agregó, dejando claro que no se trataba "en ningún caso" de un conflicto bileral entre Rusia y Alemania.

Incansable activista de la lucha contra la corrupción, Navalni, de 44 años, se sintió mal repentinamente a bordo de un avión en Siberia el 20 de agosto. Tras ser internado con urgencia en Rusia fue trasladado a Alemania, donde pasó un mes en el hospital y sigue recuperándose.

Tres laboratorios europeos concluyeron que el activista había sido envenenado con una sustancia neurotóxica del tipo Novichok, concebida con fines militares en la época soviética. La OPAQ confirmó el martes que había encontrado los mismos restos en sus análisis.

"Se trata de una grave violación de los derechos humanos usando una sustancia química de naturaleza militar y algo así no puede quedar sin consecuencias", agregó Maas.

Las posibles sanciones se coordinarán dentro de la Unión Europea, que establecerá rápidamente "una lista de personalidades" a las que afectarán las medidas punitivas. Desde 2014, Rusia ya es objeto de sanciones de parte de la UE, como respuesta a la anexión de Crimea.

En una entrevista publicada este miércoles por el diario alemán Bild, Navalni instó a los europeos a dar un paso más allá en sus sanciones contra Rusia prohibiendo la estancia en su territorio "de oligarcas y funcionarios importantes" cercanos al presidente Vladimir Putin.