Escucha esta nota aquí

Alemania dio marcha atrás y renunció a las nuevas medidas restrictivas que había previsto imponer durante la Semana Santa para paliar la pandemia de Covid-19, misma que no da tregua en Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro creó un comité de crisis.

Fue "un error", admitió la canciller alemana Angela Merkel. Su gobierno había anunciado el lunes nuevas restricciones en las vacaciones de Pascua, que incluían el cierre de tiendas y oficios religiosos organizados por videoconferencia.

Las críticas no tardaron en llegar, incluso desde el gobierno conservador. Especialmente virulentos fueron los comentarios de los círculos empresariales.

"Un error debe llamarse error y, sobre todo, debe corregirse. (...) Pido perdón a los ciudadanos", dijo Merkel.

Según la canciller, el plan tenía "las mejores intenciones" en un momento en que los contagios aumentan en el país, donde ya han muerto más de 75.000 personas de coronavirus, pero no podrá ponerse en práctica correctamente "en un periodo tan corto de tiempo".

Aún así, el gobierno estudia prohibir provisionalmente algunos viajes al extranjero, como a la isla española de Mallorca, un destino muy popular entre los alemanes.

En otros países europeos, las cifras de contagios vuelven a encender las luces de alarma mientras los ciudadanos pierden ya la cuenta de las restricciones, los confinamientos o las olas de la pandemia.

Bolsonaro crea comité de crisis en Brasil

El covid-19 mató a más de 928.000 personas y contagió a casi 42 millones en Europa, según cifras de la AFP a partir de datos oficiales. En todo el mundo, la pandemia se ha cobrado más de 2,7 millones de vidas y ha infectado a más de 124 millones de personas.

Brasil es, en términos absolutos, el segundo país más enlutado por el covid-19, con 300.685 muertos y más de 12 millones de casos, según datos actualizados este miércoles.

Brasil, de 212 millones de habitantes, registró el martes por primera vez más de 3.000 muertos en 24 horas y el promedio de decesos diarios es de 2.273, más del triple que a inicios de año (703).

La situación de Brasil es "terrible", según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

El sistema sanitario está colapsado, las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales de la mayoría de los 27 estados del país tienen porcentajes de ocupación superiores al 80% y en al menos seis regiones faltan botellas de oxígeno, según un informe de la Fiscalía General. 

Ante esta situación, el presidente, Jair Bolsonaro, anunció este miércoles la creación de un comité de crisis.

"Hemos resuelto crear una coordinación junto a los gobernadores, bajo el mando del presidente del Senado", y "un comité que se reunirá semanalmente con las autoridades para decidir el rumbo del combate al coronavirus", indicó Bolsonaro.

Comentarios