Escucha esta nota aquí

Alemania está dispuesta a considerar "toda una batería" de posibles sanciones contra Rusia tras el envenenamiento, demostrado según Berlín, del opositor ruso Alexéi Navalni, declaró su secretario de Estado para Asuntos Europeos en una entrevista con la AFP.

El gobierno desea comunicar "que estamos abiertos a todo tipo de posibilidades de sanciones" que tome la Unión Europea (UE) contra Moscú, indicó Michael Roth en Berlín.

Navalni se encuentra ingresado desde el 22 de agosto en un hospital de Berlín tras haber sido trasladado desde Rusia, donde entró en coma luego de haberse sentido mal en un avión en Siberia occidental.

Todo dependerá de Moscú, a quienes los países occidentales exhortaron a arrojar luz sobre el envenenamiento del principal opositor ruso.

"Las autoridades rusas aún tienen la posibilidad de mostrar claramente su voluntad de cooperación" y "arrojar luz sobre un crimen que sigue dejándome sin palabras", en lugar de multiplicar "las cortinas de humo", dijo el secretario de Estado alemán.

"Hemos subrayado que estamos examinando toda la batería" de sanciones posibles, añadió Roth en un momento en el que el país ya no descarta congelar el proyecto estrella del gasoducto Nord Stream 2, que debe unir Rusia a Europa a través de Alemania y el mar Báltico, rodeando Ucrania.

La decisión será "el resultado de discusiones y de una estrecha concertación a nivel europeo", precisó Roth, que recibió el lunes por la noche en Berlín a su homólogo francés, Clément Baune.

Recordó en cambio que el gasoducto, en proceso de ser terminado pero cuyas obras se encuentran paralizadas, no era "solo un proyecto alemán" y que posibles sanciones afectarían a toda Europa, pues hay un centenar de empresas europeas asociadas.

El debate sobre el futuro de este gigantesco proyecto energético se reavivó en Alemania desde que Berlín considerara como probado el envenenamiento del líder opositor ruso con un agente neurotóxico de tipo Novichok. Lo que Moscú rechaza.

El jefe de la diplomacia alemana Heiko Maas mencionó el domingo la opción de sanciones contra miembros del aparato ruso que habrían tenido un papel en el envenenamiento.

Roth destacó que el mecanismo de sanciones podría aplicarse también a las autoridades bielorrusas, que reprimen un amplio movimiento de protesta en el país.