Escucha esta nota aquí

El enfrentamiento entre Alemania y Rusia por el caso de Alexéi Navalni se endureció el domingo con el ultimátum de Berlín que exige una explicación sobre el envenenamiento del opositor antes de imponer eventuales sanciones mientras que Moscú acusó a Alemania de retrasar la investigación.

"Fijar ultimátums no ayuda a nadie, pero si en los próximos días la parte rusa no contribuye a aclarar lo que ha ocurrido, entonces nosotros tendremos que discutir una respuesta con nuestros socios", dijo Heiko Maas, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, al diario Bild. 

Si se decidieran sanciones, estas tendrían que ser "selectivas", según el ministro, que no descartó que tengan un impacto en el proyecto de gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Europa. 

"Berlín está atrasando el proceso de la investigación que exige ¿Deliberadamente?", escribió por su parte en Facebook la portavoz del ministerio ruso de Exteriores, Maria Zajárova. 

Navalni, el principal oponente ruso, está actualmente hospitalizado en Berlín. 

Según el gobierno de Angela Merkel, fue "sin duda" envenenado en Rusia durante una gira electoral por un agente nervioso tipo Novichok, diseñado en la época soviética con fines militares. Luego fue trasladado a Alemania.

Berlín y otros países occidentales instaron repetidamente a Moscú a que aclare el envenenamiento. 

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, dijo el domingo que es "muy difícil" pensar en otra explicación "plausible" que no sea la de "una emanación del Estado ruso". Está "claro que se ha utilizado el Novichok", dijo en Sky News.

Pero el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reaccionó esta semana a las acusaciones de asesinato con "una buena dosis de escepticismo" y pidió a Berlín que proporcione pruebas. 

- Implicación del Kremlin -

Su homólogo alemán implicó directamente al Estado ruso en el envenenamiento. "Hay varios indicios en este sentido, esa es la razón por la que la parte rusa debe reaccionar ahora", declaró Heiko Maas.

"La sustancia mortal con la que Navalni fue envenenado se encontró en el pasado en posesión de las autoridades rusas, solo un pequeño número de personas tiene acceso al Novichok y ese veneno ya fue utilizado por los servicios rusos para el ataque contra el exagente (ruso) Serguéi Skripal", señaló Maas.

El jueves, el jefe de diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, ya enarboló posibles sanciones. 

Por su parte, el jefe de la diplomacia alemana no descarta que el caso afecte al controvertido proyecto de gasoducto Nord Stream 2, que debe abastecer a Alemania y Europa con gas ruso, un proyecto que hasta ahora tenía el apoyo de Alemania.

"En cualquier caso, no espero que los rusos nos obliguen a cambiar nuestra posición sobre el Nord Stream", dijo el ministro.

- Gasoducto -

Con el envenenamiento de Navalni, el gobierno de Angela Merkel está bajo presión para revisar el apoyo a este proyecto.

Estados Unidos y su presidente Donald Trump llevan varios años liderando una campaña para intentar torpedearlo e impusieron sanciones a las empresas involucradas en la obra, actualmente paralizada, pese a las protestas europeas. 

Hasta ahora, la canciller Merkel siempre intentó separar las demás cuestiones de los intereses económicos y energéticos del proyecto, importantes para Alemania. Más de un centenar de empresas europeas, la mitad de las cuales son alemanas, están asociadas al gasoducto. 

Sin embargo Nord Stream se convirtió en un tema polémico en Alemania entre los candidatos conservadores que aspiran a suceder a Merkel de cara a las elecciones legislativas de finales de 2021. 

Dos de ellos, Friedrich Merz y el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Diputados, Norbert Röttgen, pidieron detener el gasoducto para que Putin no "continúe con su política". 

Otro de los aspirantes, Armin Laschet, uno de los favoritos, pidió prudencia y no actuar "por reflejo"