Escucha esta nota aquí

Pese a cerca de 22.000 contagios registrados en las últimas 24 horas, aparecen las primeras señales de mejora en el país, golpeado por la segunda ola de Covid-19. "La curva se aplana" declaró Lothar Wieler, director del Instituto de control de enfermedades Robert Koch (RKI), durante una conferencia de prensa.

La tasa de infección es cercana a 1, después de haber sido mayor de 3 en algunas regiones del país en las últimas semanas, cuando un enfermo contagiaba entonces a otras tres personas.

Las medidas de restricción, como el cierre de bares y restaurantes, la obligación de usar mascarilla o las estrictas limitaciones a las reuniones privadas, "muestran que no somos impotentes" ante la pandemia de Covid-19, continuó Wieler.

"Invierno ocupado" 

El director del RKI reconoció en cambio que esta evolución podría estar provocada en parte por una saturación de los laboratorios de análisis, sumergidos por la demanda de test.

Estos test no se han realizado además tan sistemáticamente como los meses precedentes, admitió. Ahora, una persona con síntomas ligeros no debe automáticamente someterse a un test sino "quedarse en casa en cuarentena durante al menos cinco días".

Alemania, que había logrado controlar la primera ola de la pandemia de Covid-19 durante la primavera boreal, vio aumentar el número de nuevos casos las últimas semanas.

Este repunte le llevó a endurecer las medidas de restricción con el cierre de restaurantes, bares, museos y teatros o gimnasios. 

La canciller Angela Merkel y su gobierno preparan al país para una vida aún ampliamente perturbada por el virus, incluso si se halla una vacuna. "Estas medidas van a acompañarnos durante mucho tiempo, incluso si tenemos una vacuna", advirtió la canciller.

Merkel, que dejará el poder en un año, advirtió que la epidemia iba a "mantenernos ocupados todo el invierno".

La situación sigue siendo "muy grave", recordó Wieler. "Debemos evitar que la situación se deteriore [...] Nuestro objetivo es llevar las infecciones a un nivel que nuestro sistema de salud pueda soportar", añadió.

¿Vacaciones prolongadas?

Angela Merkel y los dirigentes regionales se reunirán el lunes para hacer un balance de la situación y decidirán nuevas medidas.

La canciller dejó la puerta abierta el jueves a una posible reapertura de restaurantes en diciembre.

Las discusiones se centrarán en la propuesta de Armin Laschet, dirigente de la región más poblada Renania del Norte-Westfalia, de adelantar las vacaciones de Navidad en las escuelas para reducir los riesgos de contagio.

El receso comenzaría dos días antes para limitar los contactos antes de las celebraciones en familia. Esta eventual prolongación "forma parte del debate", confirmó el ministro de Salud, Jens Spahn. 

Y esta medida no impedirá que Navidad y Año Nuevo sean reducidos a la mínima expresión, reconocieron las autoridades.