Escucha esta nota aquí

Sant'Ana do Livramento, en Brasil, y Rivera, en Uruguay, forman una sola ciudad donde la lucha contra el coronavirus trata de conciliar el miedo y la necesidad turistas. Este fin de semana, la zona entró en alerta roja debido a un nuevo brote en el lado brasileño, y se creó la Unidad Única Epidemiológica Sanitaria con medidas conjuntas con Uruguay para contener la propagación.

El brasileño Fernando Ravara (50) mira con preocupación el nuevo brote de coronavirus que, esta semana, surgió en el barrio de Armour de Sant'Ana do Livramento. En los últimos tres días, 27 nuevos casos han aumentado el número total de infecciones en esta ciudad a 72. De ellos, 36 están activos.

El centro de salud de la zona cerró después de que 11 de los 33 empleados dieran positivo. La ciudad pasó de bandera naranja (riesgo medio de contaminación) a bandera roja (riesgo alto). Todos los negocios cerrarán y las medidas se endurecerán.

"Tenemos entre 22 y 25 respiradores en la ciudad. Por lo tanto, la gran preocupación es que de repente habrá un gran brote y no habrá respiradores para todos, considerando que estamos cerca del invierno, cuando las enfermedades respiratorias también aumentan. Este es el miedo de la población", advierte a RFI Fernando, un locutor con experiencia en relaciones internacionales.

La ciudad brasileña de Sant'Ana do Livramento registra una víctima mortal de coronavirus, cifra que supera las 43.000 víctimas fatales en Brasil. El número pueden no ser significativo comparado con la trágica realidad brasileña, pero son alarmantes para el vecino Uruguay, que en la última semana registró cinco días sin ningún nuevo caso de covid-19.

El mayor problema de Uruguay hoy en día es esta frontera con Brasil. Es donde lo peor de América Latina roza lo mejor. El peor país en la lucha contra el coronavirus y el mejor país en el control del mismo se fusionan en un único conglomerado urbano sin divisiones físicas. Sólo una línea imaginaria que consiste en el simple cruce de una avenida, desde João Pessoa, de Sant'Ana do Livramento, hasta 33 Orientales, en la Rivera uruguaya.

La metodología de lucha del gobierno uruguayo combina el liberalismo individual con la conciencia civil: el presidente Luís Lacalle Pou no recurrió a ninguna cuarentena obligatoria, a diferencia de todo el vecindario. Apeló a la responsabilidad de cada ciudadano uruguayo y sólo recomendó medidas sanitarias de protección. Los uruguayos cumplieron.

Mientras que el número de víctimas en Brasil establece un nuevo récord cada día al otro lado de la frontera, Uruguay muestra lo contrario: 847 casos, dos de ellos en Rivera, que acumula 57 casos, 13 de los cuales están activos.

Zona restringida


Estas cifras llevaron al gobierno uruguayo a blindar a Rivera del resto del país mediante barreras sanitarias y control militar en las carreteras. La ciudad uruguaya, encapsulada del resto del país, alberga a 103.000 personas.

Pero mientras Uruguay se preocupa por esta zona fronteriza, Rivera-Livramento se ha ganado el título de "Frontera de la Paz". La preocupación de estas dos ciudades, completamente integradas entre sí, es con los turistas que vienen de otras ciudades brasileñas.

"La región aquí vive en armonía. La gente no se preocupa por el vecino. Si bien Uruguay está preocupado por nuestra región, nuestra preocupación es con los que vienen de fuera, con los que vienen de otras ciudades hasta aquí porque no sabemos si están infectados", explica Fernando Ravara.

Olga Ortiz Abelenda (57) era la propietaria de Galpón, un típico asador uruguayo, una referencia en Rivera que atraía a la mayoría de los turistas brasileños. Con la llegada de la pandemia, Olga decidió cerrar sus puertas para siempre. Los costos fijos sin ninguna facturación impiden el negocio. Incluso en el futuro, una posible reducción a la mitad de la capacidad de la mesa significaría anular cualquier beneficio.

Para el empresario gastronómico uruguayo, más que la enfermedad, la falta de trabajo es el gran riesgo que amenaza a la conurbación binacional Rivera-Santana do Livramento.

"Mi preocupación es el comercio de Rivera que depende exclusivamente de los brasileños. Tengo miedo de la crisis porque la gente ya tiene problemas para pagar el alquiler, para cumplir con sus empleados. Los propietarios se están endeudando y mucha gente ya ha perdido su trabajo", describe Olga a RFI.

Frontera de la paz


Olga Ortiz es un ejemplo de la simbiosis de esta región. Vivía en Uruguay, donde tenía el restaurante. Se casó con un brasileño y ahora vive en el lado brasileño, a tres cuadras de la línea fronteriza imaginaria. De sus tres hijos, dos nacieron en el lado uruguayo y uno en el brasileño.

Por eso que haya un prejuicio entre brasileños y uruguayos sobre quién puede infectar a resulta impensable. Antes del brote en Sant'Ana do Livramento esta semana, había 114 casos de coronavirus entre las dos ciudades, exactamente 57 casos por cada lado.

"Dentro de la ciudad, no hay prejuicios. Eso es más con los que vienen de fuera, pero aun así, sólo de la gente que no tiene un comercio porque los que tienen comercio quieren que venga la gente de fuera", compara Olga. "Nadie está pensando tanto en la enfermedad ahora mismo. Hay preocupación, sí. Pero es mucho más preocupante estar sin trabajo", dice.

Laura Cabrera Gariglio (38), también uruguaya, vive en Rivera, pero está renovando su casa en Sant'Ana do Livramento. Hija de padre uruguayo y madre brasileña, estudió en Uruguay, pero se graduó en Contabilidad en Brasil, donde están sus clientes.

Laura se suma a la crítica de los prejuicios de los uruguayos de Montevideo que consideran a Rivera casi un territorio brasileño.

"Entre nosotros aquí en la frontera, no hay prejuicios. Y tampoco hay prejuicios con los que vienen de fuera. Hay miedo a un contagio, pero no hay prejuicios. Sufrimos el prejuicio de los propios uruguayos, pero no sufrimos el prejuicio de los brasileños", dijo Laura a la RFI.

"La unión aquí es tan grande que nadie está comparando qué lado tiene más casos. Todos avanzamos juntos", dice.

Con su Free Shop, la Rivera uruguaya es una ciudad de turismo de compras que atrae a muchos habitantes de ciudades vecinas y vendedores informales, especialmente en esta época en que la frontera con Paraguay está cerrada.

Dependencia del turismo

Los autobuses turísticos tienen prohibida la entrada a Sant'Ana do Livramento, pero los coches y furgonetas de turismo pasan los controles sanitarios de las carreteras.

En esta semana de vacaciones, muchos turistas fueron a la ciudad a hacer compras. El intenso movimiento llevó al Ayuntamiento de Rivera a poner barreras sanitarias para los vehículos brasileños. Sólo este sábado, hubo más de mil coches con 3.500 personas en un solo día.

Los locales eligen comprar carnes, vinos, quesos y productos de limpieza del lado uruguayo. Ropa, zapatos y compras del mes en los supermercados del lado brasileño.

Para Laura, el peligro está precisamente en este flujo de turistas de otras ciudades brasileñas.

"Mi preocupación es la falta de conciencia de la gente. No entiendo cómo los extranjeros pueden pensar en venir de compras con esta situación", se sorprende Laura. "Pero también está la parte económica. Las empresas tienen que seguir funcionando y el comercio aquí depende del extranjero", reflexiona. "Así que me preocupa que venga gente de fuera, pero también me preocupa que no venga", explica. Es el dilema que prevalece en la región.

Población vulnerable

Este es el dilema que el brasileño Rafael Castro (32) intenta descifrar. Licenciado en Relaciones Internacionales, Rafael hace trabajo social en la región a través de la ONG Movimento Sal & Luz - Voluntários do Bem. Se centra en la población vulnerable víctima del virus y su propagación.

"El coronavirus está llegando a más gente que ya estaba empobrecida. Este grupo está en riesgo económico y de salud. Son vendedores ambulantes e informales que comían lo que podían comprar con lo que conseguían en el día. Cuando vuelven a casa después de exponerse durante el día, viven con un gran número de personas en la misma casa pequeña y precaria", describe Rafael a la RFI.

"Pero hay otro grupo que pasa desapercibido. Se trata de microempresarios individuales o pequeños comerciantes. Son frágiles porque pierden sus trabajos o necesitan despedir a los empleados que se empobrecen automáticamente porque no tienen ahorros. Esta gente empezó a pedir canastas de alimentos básicos", dice Rafael, que hasta hace dos meses era secretario de Asistencia Social en Sant'Ana do Livramento, donde el 34% de la población era pobre antes de la pandemia.

"Mi mayor temor es que el tema de la salud genere una profunda crisis económica, que a su vez genere una crisis social. Al mismo tiempo, no es segura la reapertura del comercio. Es un dilema", concluye.

Acción binacional

El 25 de mayo, el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou, presente por segunda vez en Rivera, anunció que el Tratado Binacional de Acción Sanitaria se aplicaría por primera vez en esta región fronteriza. Fue después de una llamada al Presidente Jair Bolsonaro. Desde entonces, Santana do Livramento y Rivera han estado trabajando juntos para combatir el coronavirus.

Este viernes, ante el nuevo brote en la zona, los equipos de Sant'Ana do Livramento y Rivera acordaron crear una Unidad Única Epidemiológica Sanitaria con un criterio común. La Unidad aplicará, a ambos lados de la frontera, las pruebas de PCR producidas por el Instituto Pasteur del Uruguay y adoptará medidas conjuntas de prevención y control.