Escucha esta nota aquí

Los ministros de Sanidad del G-7, actualmente bajo la presidencia del Reino Unido, han señalado que “la comunidad global” se enfrenta a “la amenaza de una nueva y altamente transmisible variante de la covid-19, que exige una acción urgente”.

La variante ómicron, detectada la semana pasada en Sudáfrica, ha encendido las alarmas también de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ayer advirtió de que el riesgo global de la ómicron “se evalúa como muy alto” y pide extremar las precauciones.

La comunidad científica todavía no tiene la certeza de que esta versión del virus sea más transmisible y escape a las vacunas, pero los primeros indicios y las más de 30 mutaciones detectadas han precipitado una reacción en cadena en medio mundo para frenar la expansión de la ómicron: varios países de la Unión Europea, Estados Unidos, Israel y Marruecos, entre otros, han cerrado sus fronteras a los vuelos procedentes del sur de África, aunque el virus ya ha penetrado en varios Estados europeos.

Al menos se han detectado ya cinco casos de personas contagiadas con la variante ómicron en Inglaterra, y otros seis en Escocia. El Gobierno de Boris Johsnon ha ampliado a todos los mayores de 18 años la campaña de la dosis de refuerzo de la vacuna, y ha recortado de seis a tres meses el plazo necesario entre la segunda y la tercera inyección.

Portugal ha detectado un brote de covid por ómicron en un equipo de fútbol y otros países, como Países Bajos, Bélgica o Alemania, entre otros, han reportado casos de esta variante.

Alistan vacunas

Los laboratorios Pfizer y Johnson & Johnson (J&J) informaron ayer que comenzaron a trabajar en una nueva versión de sus vacunas anticovid dirigida específicamente a la variante ómicron, en caso de que las actuales no sean lo suficientemente eficaces.

“Aún hay muchas cosas que se desconocen” en torno a la nueva variante, detectada por primera vez en Sudáfrica y considerada “preocupante” por la OMS, aseguró el director ejecutivo de la farmacéutica estadounidense Pfizer, Albert Bourla.

Rusia también anunció ayer que está desarrollando una versión de su vacuna Sputnik V contra el covid-19 dirigida específicamente a su variante ómicron, en el “caso improbable” de que el suero actual no sea suficiente para combatirlo.

Comentarios