Escucha esta nota aquí

Las imágenes son impresionantes. Pilas y pilas de escombros, vehículos y árboles, todo destruido, y, alrededor, personas buscando sobrevivientes, como tratando de encontrar una aguja en un pajar. Ese es el panorama que dejó, entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, una ola de unos 30 tornados que azotó varias ciudades de Estados Unidos y provocó 78 muertes confirmadas y daños incalculables.

Pero el horror no terminó, todavía hay riesgo de tormentas eléctricas severas hasta el domingo por la mañana, como reporta el Centro Nacional de Meteorología de Estados Unidos.

Las autoridades estiman que las tormentas viajaron más de 365 kilómetros a lo largo de los estados de Kentucky, Illinois, Arkansas, Tennessee y Misuri.

Este fenómeno se trató del más mortífero de la última década en Estados Unidos y uno de los peores de su historia.

Un pueblo arrasado

La ciudad de Mayfield, oeste de Kentucky y con cerca de 10 mil habitantes, fue la “zona cero” de la tormenta, un escenario de “devastación masiva”, que acabó con cuatro iglesias antiguas, el juzgado, el Departamento de Bomberos y la fábrica de velas Mayfield Consumer Products, donde se encontraban trabajando más de 100 obreros.

Las víctimas del lugar siguen en aumento, 40 de los trabajadores continuaban desaparecidos hasta el final de la tarde de ayer, según medios locales.

“La electricidad parpadeó y luego se cortó. De hecho, podías sentir que la casa vibraba. La fuerza del viento y la lluvia era increíble. Daba miedo”, declaró una sobreviviente, Alex Goodman, que añadió que “todo el patrimonio histórico de la ciudad ha sido borrado”.

Otro tornado golpeó un almacén de Amazon en Edwardsville, sur de Illinois, que se redujo en gran parte a escombros. Alrededor de 100 trabajadores quedaron atrapados en el interior, mientras procesaban pedidos antes de las festividades de Navidad en el último turno. No se reportó la cantidad oficial de víctimas.

En tanto, en Arkansas unas 20 personas quedaron atrapadas luego de que un tornado azotara una residencia de ancianos. Todos ellos fueron rescatados, pero la estructura quedó inhabitable.

Efectos del cambio climático

Imágenes de los últimos tornados emitidas por los canales de noticias de Estados Unidos mostraban cilindros de color negro oscuro barriendo el suelo, iluminados por relámpagos intermitentes.

Científicos estadounidenses han advertido que el cambio climático está haciendo que las tormentas sean más poderosas y más frecuentes. Si bien los tornados son comunes en esta región, lo inusual es el mes, dijo el pronosticador Sam Shamburger.

De acuerdo al profesional, el fenómeno meteorológico de La Niña puede estar agravando los patrones climáticos normales.

También indicó que deberán mantenerse alerta a estos sistemas de clima severo durante diciembre, enero y febrero.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó esta serie de tormentas como “una de las peores” de la historia de su país y prometió proporcionar toda la ayuda federal necesaria.

La Cruz Roja Estadounidense dijo que estaba trabajando para brindar ayuda en los cinco estados.

Comentarios