Escucha esta nota aquí

La ONG de defensa de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) acusó este lunes al Gobierno de Malta de emplear "tácticas ilegales" en el mar Mediterráneo para impedir la llegada de migrantes que vienen del norte de África.

"El Gobierno maltés ha recurrido a medidas peligrosas e ilegales para hacer frente a las llegadas de refugiados y migrantes en el mar", aseguró AI en un informe titulado "Olas de impunidad: las violaciones por parte de Malta de los derechos de los refugiados y de los migrantes en el Mediterráneo central".

"Esta táctica incluye organizar expulsiones ilegales a Libia, desviar barcos hacia Italia en lugar de rescatar a personas en peligro y detener ilegalmente a cientos de personas en transbordadores mal equipados frente a las aguas de Malta", declaró Amnistía.

La firma de un acuerdo entre La Valeta y Trípoli a finales de mayo para evitar que los migrantes lleguen a Malta los ha expuesto aún más a un trato brutal a su regreso a los campos de refugiados libios, indicó este informe.

"Algunas de las medidas tomadas por las autoridades maltesas pueden haber provocado actos criminales, causando muertes evitables, detenciones arbitrarias prolongadas y regresos ilegales a Libia, devastada por la guerra", precisó la ONG.

En abril, Malta e Italia cerraron sus puertos a los migrantes. Ambos países alegaron que tenían que concentrar fuerzas y recursos en la lucha contra la pandemia de coronavirus en sus respectivos territorios.

En lo que va del año Malta acogió a 2.161 migrantes ilegales "y los recursos y esfuerzos necesarios para la acogida (...) son sin duda considerables para un país tan pequeño", reconoció Amnistía.

Sin embargo, ello no exonera a Malta "de la responsabilidad de designar un lugar seguro para las personas rescatadas bajo su coordinación". 

El informe de Amnistía surge después de que se le negara permiso para atracar a un buque de carga con bandera danesa que transportaba a 27 migrantes rescatados, informó esta semana el armador.

El "Maersk Etienne" rescató el 4 de agosto a los migrantes por petición de las autoridades maltesas, que después rechazaron su ingreso a puerto. 

Estos migrantes "deben poder desembarcar inmediatamente", afirmaron este lunes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Cámara Naviera Internacional (ICS).

El primer ministro maltés, Robert Abela, declaró el domingo al Malta Today que "la situación del 'Maersk Etienne' no es responsabilidad" de las autoridades de La Valeta porque el barco tiene bandera danesa.