Escucha esta nota aquí

El exabogado personal de Donald Trump Michael Cohen llamó al presidente de Estados Unidos “racista”, “estafador” y “tramposo” en un explosivo testimonio en el Congreso, en el que afirmó estar avergonzado de su década de trabajo para el magnate de bienes raíces.

Trump, que se encuentra en Vietnam para una segunda cumbre sobre desnuclearización con el líder norcoreano Kim Jong Un, respondió más temprano al testimonio de Cohen filtrado en la prensa, intentando desacreditar a su exabogado.

“Michael Cohen fue uno de los muchos abogados que me representaron (desafortunadamente)”, tuiteó Trump precisando que Cohen fue inhabilitado por una Corte Suprema estatal por “mentir y por fraude”. “¡Está mintiendo para reducir su tiempo de prisión!”.

Plan para silenciar testigos

Cohen dijo que Trump le había encomendado un plan ilegal para silenciar a una estrella porno que decía haber tenido una relación extramatrimonial con el multimillonario, y que sabía de antemano en 2016 que WikiLeaks publicaría material para perjudicar a Hillary Clinton, dos alegaciones que el presidente ha negado.

El exasesor de Trump también dijo que el hoy mandatario dirigió las negociaciones para construir una Torre Trump en Moscú durante la campaña electoral de 2016, incluso cuando negaba cualquier vínculo comercial con los rusos.

Cohen dijo que Trump le ordenó que mintiera sobre el proyecto, y que los abogados de la Casa Blanca “revisaron y editaron” su testimonio en 2017 cuando mintió al Congreso sobre las negociaciones para la Trump Tower.

Cohen, quien ha sido condenado a tres años de cárcel por delitos relacionados en parte con su trabajo para Trump, dijo que se avergonzaba de haber ejercido una década como abogado personal del actual presidente y “reparador” de problemas delicados.

“Me avergüenzo porque sé lo que es el señor Trump. Es un racista. Es un estafador. Es un tramposo”, dijo Cohen. “Hoy estoy aquí para decir la verdad sobre el señor Trump”.

El presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, ante la cual testifica Cohen, el demócrata Elijah Cummings, dijo que el testimonio de Cohen era “profundamente perturbador, y que debería ser preocupante para todos los estadounidenses”.

“Si es tan explosivo como parece ser, creo que es el comienzo de un proceso de juicio político”, dijo a la radio NPR el representante demócrata Jackie Speier, otro miembro del panel.

El martes, Cohen pasó ocho horas a puerta cerrada en el Comité de Inteligencia del Senado, que está investigando la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 (ver aparte).

COHEN NO TIENE PRUEBAS PERO SÍ SOSPECHAS DE LA COLUSIÓN DE TRUMP POR SUS RELACIONES CON RUSIA
Michael Cohen, exabogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer en el Congreso que no tiene pruebas específicas de que su exjefe y entonces candidato hubiera coludido con Rusia en su carrera a la Casa Blanca, pero afirmó tener sus “sospechas”.

Durante el contundente testimonio de Cohen acerca de su relación profesional de una década con Trump, el exasesor del hoy mandatario dio ejemplos de cómo Trump o sus familiares tuvieron tratos con Moscú, o con personalidades rusas, durante la campaña de 2016. 

“Se han planteado preguntas sobre si conozco evidencia directa de que el señor Trump o su campaña se hayan asociado con Rusia”, dijo Cohen al Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes. “No, quiero ser claro. Pero tengo mis sospechas”. 

El exasesor, quien ya ha sido condenado a tres años de cárcel por delitos relacionados en parte con su trabajo para Trump, dijo que cree que el hoy mandatario tuvo conocimiento anticipado de una reunión de junio de 2016 entre miembros de su campaña, incluido su hijo, y una abogada rusa que vendía “basura” para perjudicar a su rival demócrata, Hillary Clinton. 

Comentarios