Escucha esta nota aquí

La Cámara de Diputados de Argentina se apresta a dar su apoyo este martes a una iniciativa del Gobierno de centroizquierda de Alberto Fernández para un aporte extraordinario sobre grandes fortunas, por el que espera recaudar unos 3.000 millones de dólares.

El llamado "impuesto a la riqueza" cuenta en principio con los votos necesarios para obtener su aprobación en la Cámara Baja y deberá luego ser debatida en el Senado.

La contribución, por única vez, gravará a aquellas personas cuyo patrimonio declarado supere los 200 millones de pesos (2,35 millones de dólares) con una alícuota de hasta 3,5% para los bienes en Argentina y de hasta 5,25% sobre los bienes fuera del país.

La oposición liberal de Juntos por el Cambio rechaza la iniciativa por considerarla "confiscatoria" en tanto sectores de izquierda anticiparon su abstención.

Sin embargo, el oficialismo cuenta con los votos necesarios para asegurarse su aprobación en Diputados, en tanto dependerá de aliados para que su paso por el Senado lo convierta en ley.

Cámaras de grandes empresas rechazan la iniciativa, pero ha recibido el apoyo de las que nuclean a las pequeñas y medianas.

El debate será acompañado en la calle por movilizaciones del oficialismo y organizaciones sociales para apoyar la iniciativa, que se debate en coincidencia con el Día de la Militancia.

A diferencia de otros impuestos, el proyecto para la creación de este aporte establece que será por única vez.

También declara fines específicos para el dinero recaudado, como programas de desarrollo y producción de la pequeña y mediana empresa, proyectos de educación y becas estudiantiles y compra de equipamiento médico.

Según estimaciones oficiales, el aporte gravará el patrimonio de unas 12.000 personas sobre un país con 44 millones de habitantes, 40,9% de ellos en la pobreza y más del 10% en desempleo.

El argumento oficialista plantea que la recaudación extraordinaria aliviará al Estado, que ha realizado aportes millonarios desde marzo pasado para sostener la endeble economía, golpeada por las restricciones impuestas para frenar la pandemia que ha causado más de 35.000 muertes sobre 1,3 millones de contagios.

La economía argentina está en recesión desde 2018 y según estimaciones del Fondo Monetario Internacional finalizará este año con una caída superior al 11%.