Escucha esta nota aquí

El gobierno argentino decidió restringir a partir de este viernes las actividades nocturnas y la circulación de personas, con medidas que determinará cada provincia de manera independiente, en momentos en que se han acelerado los contagios de covid-19.

"El mundo y Argentina están en un momento bisagra donde se inicia la vacunación pero a la vez tenemos que seguir cuidándonos. La pandemia no está superada", dijo en una rueda de prensa el jefe de gabinete, Santiago Cafiero.

Argentina registra una aceleración en el número de contagios, que sobrepasan 1,6 millones desde marzo pasado con más de 44.000 muertos sobre un población de 44 millones de habitantes.

Las limitaciones implicarán el cierre nocturno de locales gastronómicos, restricciones en el transporte público y en la circulación de las personas.

Según indicó Cafiero, el mayor incumplimiento de los protocolos sanitarios ocurre en las actividades nocturnas.

La falta de consenso entre los gobiernos federal y provinciales impidió avanzar en un toque de queda.

Algunas provincias, como Córdoba o Mendoza o la Ciudad de Buenos Aires, rechazan avanzar en una limitación a la circulación de las personas, y otras difieren en el horario adecuado para el cierre de establecimientos.

En otras como Chaco, La Pampa, Santiago y Formosa del Estero las restricciones nocturnas rigen desde el martes último, con matices de alcance y horario.

En las 24 jurisdicciones del país el número de nuevos casos diarios se ha acelerado en las últimas dos semanas y en algunas saltó al doble o al triple.

En la provincia de Buenos Aires, con casi el 40% de la población del país, los nuevos casos reportados pasaron de 1.996 el 27 de diciembre a 5.319 el jueves, con un total de 709.333 positivos desde marzo.

También en la capital se duplicó el número diario que pasó de 728 a 1.556 en igual lapso, con un total de 181.989 contagios.

La ocupación de camas de terapia intensiva a nivel nacional es de 54,7% en promedio, pero sube a 59,6% en Buenos Aires y su periferia, según el ministerio de Salud.

Argentina aplica la vacuna rusa Sputnik V desde el 29 de diciembre, cuando inició una primera fase de vacunación con 300.000 dosis dirigida al personal sanitario. 

También aprobó la vacuna de Pfizer-BioNTech y la de AstraZeneca/Oxford.

Se espera recibir a fines de enero 1,5 millones de dosis adicionales de la vacuna Sputnik V.

Comentarios