Escucha esta nota aquí

Por segunda noche consecutiva, los argentinos expresaron su molestia con cacerolazos por las excarcelaciones de presos dispuestas por el Gobierno.

El argumento de liberar detenidos para evitar contagios masivos en las cárceles no ha convencido a la ciudadanía, que a las 20 horas de este jueves golpeó chapas de cacerolas y ollas desde los edificios de Buenos Aires y en otras ciudades de Argentina.

Así lo reflejaron en las redes sociales, donde los usuarios compartieron videos, junto a su ubicación, del momento, mismo medio que sirvió para convocar a tomar esta medida de protesta, según constataron medios informativos de ese país.

Clarín informó que el cacerolazo en protesta por la liberación de detenidos en medio de la pandemia por el coronavirus tuvo una fuerte adhesión desde los balcones y ventanas de distintas partes del país.

Según este diario, duró más de diez minutos el reclamo, sin parar. Y a las cacerolas se sumaron las bocinas de los autos y también los gritos de quienes, enfadados, pedían por la no excarcelación de los presos.

Mientras que el diario La Nación reportó que el cacerolazo se replicó en distintas partes del país como Córdoba y Rosario, y se escuchó fuerte, principalmente, en los barrios porteños de Núñez, Belgrano, Agronomía, Colegiales, Caballito, Palermo, Recoleta, entre otros.

El referido diario agrega que en la plataforma de peticiones online change.org también se realizó una solicitud bajo el título "¡No a la salida de presos!", que ya lleva recogidas más de medio millón de firmas y está dirigida, entre otros, al presidente Alberto Fernández, al jefe de Gabinete Santiago Cafiero, y a la ministra de Justicia de la Nación, Sabrina Frederic.

Ya fueron excarcelados 753 presos de la provincia de Buenos Aires y unos 200 de unidades federales. Y se plantean más liberaciones, incluidos asesinos y violadores, según La Nación.