Escucha esta nota aquí

El estado de Arkansas aprobó el martes una ley que prohíbe el aborto incluso en casos de violación o incesto, con la esperanza de presionar a la Corte Suprema de Estados Unidos para que revoque un fallo que en 1973 extendió este derecho a todo el país. 

La única excepción prevista en el texto promulgado en este estado, bordeado por el Mississippi y conocido por su conservadurismo cristiano, es "salvar la vida de la madre durante una emergencia médica", anunció su gobernador, Asa Hutchinson. 

El gobernante dijo que ratificó la ley por sus "sinceras convicciones" contra el aborto. 

El texto no debería entrar en vigor antes del verano, y la poderosa Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) ya ha anunciado que lo impugnará en los tribunales.

El tema aún divide fuertemente a la población estadounidense, con una oposición aún muy fuerte, especialmente en los círculos religiosos. 

Durante los últimos 20 años, los estados del sur y el centro del país han incrementado el número de leyes restrictivas sobre el aborto, por ejemplo, imponiendo un ancho para los pasillos que conducen a los quirófanos, obligando a muchas clínicas a cerrar sus puertas. 

Con esta ley en Arkansas, quienes se oponen a la interrupción voluntaria del embarazo esperan impulsar una revocación de un fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos de 1973, que declaró que las mujeres estadounidenses tenían derecho a abortar. 

Tal cambio permitiría a cada estado hacer su voluntad y aumentaría aún más las desigualdades territoriales.

"El propósito de esta ley es preparar el terreno para que la Corte Suprema revoque la jurisprudencia actual", dijo sin rodeos el gobernador de Arkansas en un comunicado. 

El templo del derecho estadounidense ha estado firmemente anclado a la derecha desde el nombramiento por parte de Donald Trump de una jueza conservadora, pocos días antes de su derrota en las elecciones presidenciales.

Comentarios