Escucha esta nota aquí

Astrónomos franceses hicieron un llamado general a aficionados a que se unan este fin de semana a una batida para encontrar un meteorito del tamaño de un albaricoque que cayó a la Tierra el pasado fin de semana, en el suroeste de Francia.

El meteorito, de un peso estimado de 150 gramos, fue captado por las cámaras de un centro de enseñanza de astronomía cuando caía el sábado pasado cerca de Aiguillon, a unos 100 kilómetros de Burdeos.

El centro forma parte del proyecto Vigie-Ciel (Vigilancia del Cielo) compuesto por un centenar de cámaras cuyo objetivo es detectar y recoger la decena de meteoritos que caen en Francia cada año.

"Los meteoritos son reliquias de la creación del sistema solar, con la ventaja de no haber estado nunca expuestos a la intemperie", explica Mickael Wilmart, de la asociación de educación astronómica A Ciel Ouvert (Cielo Abierto), que gestiona el observatorio de Mauraux.

"Un meteorito fresco como éste, que cayó hace apenas unos días, no ha sido alterado por el medio ambiente de la Tierra y, por tanto, contiene información muy valiosa para los científicos", añadió.

La búsqueda ya está en marcha, pero se han lanzado peticiones de ayuda en las redes sociales y se han colocado carteles en las zonas donde es más probable que haya caído la roca.

Pero Wilmart reconoce que las posibilidades de éxito son escasas. "Es un poco como buscar una aguja en un pajar", dijo.

"Contamos con que la gente busque en sus jardines o al borde de un camino, podrían tropezarse con esa piedra tan deseada".

Comentarios