Escucha esta nota aquí

Cinco civiles, entre ellos un niño, murieron el sábado cuando un atacante suicida hizo estallar su bomba en un salón de té muy frecuentado en Mogadiscio, informó la policía de la capital somalí.

"Hacia las siete de la tarde (hora local), un atacante suicida hizo detonar su carga en un salón de té frecuentado por jóvenes", indicó el portavoz policial, Sadiq Dudishe. 

Cuatro jóvenes y un niño murieron, indicó, así como el propio atacante. "Otras cuatro resultaron heridas", agregó.

Un testigo afirmó que el kamikaze se mezcló con una multitud que estaba bebiendo té en un recinto al aire libre, cerca de una comisaría de policía.

"Estaba afuera de un restaurante, a tan solo unos centenares de metros de donde ocurrió la explosión, me vi sorprendido por la explosión, que fue enorme. Vi a gente huyendo de allí y a heridos que estaban siendo transportados", declaró Ali Mohamed.

"La policía acordonó la zona pero vi cómo se llevaban a varios cadáveres en una ambulancia, eran hombres jóvenes, dos de ellos del barrio en el que vivo", añadió.

Comentarios