Escucha esta nota aquí

La cápsula de Blue Origin que transportaba al hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, y a otros tres tripulantes aterrizó en el desierto del oeste de Texas tras traspasar el espacio, según mostró la transmisión en directo de la compañía.

Así Bezos cumplió este martes su sueño de alcanzar el espacio a bordo del primer vuelo tripulado de su compañía Blue Origin un nuevo hito para la floreciente industria del turismo espacial.

El cohete New Shepard despegó a las 8:11 horas locales, con apenas unos minutos de retraso sobre el horario previsto, desde un remoto lugar desértico en el oeste de Texas (sur de EEUU), a 40 km de la pequeña ciudad de Van Horn.

Junto a Jeff Bezos viajaban su hermano Mark, la exaviadora pionera Wally Funk, de 82 años, y el primer cliente de pago de Blue Origin, el holandés Oliver Daemen, de 18 años. Una se convirtió en la persona de más edad en llegar al espacio, y el joven en la menor.

El New Shepard aceleró al espacio a velocidades superiores a Mach 3 en la escala supersónica, gracias a sus propulsores alimentados con hidrógeno y oxígeno líquidos, sin emisiones de carbono.

A continuación, la cápsula se separó de su propulsor y los astronautas pasaron unos minutos por encima de la denominada Línea de Karman (a 100 km), la línea reconocida internacionalmente entre la atmósfera y el espacio.

Los tripulantes de la cápsula pudieron admirar la curvatura del planeta azul y el intenso color negro del universo desde los grandes ventanales que ocupaban un tercio de la superficie de la cabina.

"Todo está negro aquí", exclamó Funk, según el audio de la cápsula.

Tras unos minutos de ingravidez, la cápsula descendió en caída libre antes de desplegar tres paracaídas gigantes y luego un retropropulsor para aterrizar suavemente en el desierto tras un vuelo de unos 10 minutos.


Comentarios