Escucha esta nota aquí

La policía austríaca descubrió que un hombre tenía el cuerpo momificado de su madre en un cuarto subterráneo desde hace un año. Todo esto para seguir cobrando las ayudas sociales de la mujer. 

"Las investigaciones revelaron que esta mujer, de 89 años, falleció en junio de 2020 y el hombre, de 66 años, conservó su cuerpo para seguir beneficiándose de las ayudas", dijo la policía en un comunicado.

El sospechoso reconoció que había congelado el cuerpo para asegurarse que no olería a muerto y luego "absorbió los fluidos corporales con vendas".

Ambos vivían cerca de Innsbruck (Austria), 

"Después cubrió el cuerpo con arena para gatos y finalmente el cadáver quedó momificado", detalló a la cadena de televisión pública ORF el agente Helmut Cufler, jefe de la unidad policial especializada en fraudes en prestaciones sociales.

Cuando su hermano visitaba el domicilio y le preguntaba por su madre, que sufría demencia antes de fallecer y contaba con pocas personas más allá de sus hijos, el sospechoso le respondía que la habían ingresado en un hospital.

Las ayudas se percibían a través de un cheque postal y cuando un nuevo cartero pidió ver a la beneficiaria, su hijo se negó. Esto le hizo sospechar y denunció los hechos.

Finalmente, hallaron la momia el sábado pasado. La policía acusa al sospechoso de un delito de fraude de ayudas del Estado y de encubrimiento de un cadáver.

Comentarios