Escucha esta nota aquí

El Departamento estadounidense de Justicia presentó una demanda contra la plataforma Uber ante un tribunal federal de California (EEUU) por no haber adaptado su servicio a las personas con discapacidad, que a veces pagan más caro el trayecto por tardar más en subir al auto.

Desde 2016, Uber aplica una penalización económica al cliente cuando el conductor espera más de dos minutos en el punto de encuentro fijado con antelación (5 minutos para los clientes Uber Black o SUV).

En el documento de denuncia, la fiscalía señala que "muchos pasajeros con movilidad reducida necesitan más de dos minutos para subirse o cargar su vehículo, por varias razones".

Las autoridades mencionan sillas de ruedas o andadores, "que deben plegarse y ser colocados en el auto".

Según los elementos citados por la fiscalía, Uber reembolsa a los clientes con discapacidad la penalización que tuvieron que pagar por la carrera, pero la plataforma también se ha negado a veces a tener en cuenta algunas demandas de este tipo.

Los conductores no pueden cambiar los parámetros de la carrera y evitar que los clientes con movilidad reducida sean penalizados.

Para el Departamento de Justicia, estas prácticas se inscriben en la violación de la ley de estadounidenses con discapacidades (ADA por sus siglas en inglés), que pretende luchar contra la discriminación contra este colectivo y que fue aprobada por el Congreso estadounidense en 1990.

En una reacción enviada a la AFP por un portavoz, Uber indicó haber procedido a un cambio "la semana pasada" en este sentido. "Ahora, la facturación de más (por el tiempo de espera) será suprimida para cualquier pasajero que certifique que tiene alguna discapacidad", dijo el grupo.

Uber refuta que su solución y la tarificación infrinjan la ley ADA y asegura que va a "seguir mejorando sus productos para permitir que cada cual se desplace fácilmente a su casa".

Comentarios