Escucha esta nota aquí

Las banderas de los países afectados por la propagación del nuevo coronavirus, Covid-19, se proyectan en la estatua del Cristo Redentor en la cima del cerro Corcovado en Río de Janeiro, Brasil. 

Con más de 200 millones de habitantes, el vecino país registra casi 300 casos confirmados del nuevo coronavirus (la gran mayoría en los estados de San Pablo y Río), y las autoridades prevén una intensificación de la pandemia en las próximas semanas.

El estado de Río de Janeiro y la ciudad de San Pablo, donde se registró la primera muerte por coronavirus en Brasil, se declararon el martes en "estado de emergencia" para combatir la pandemia, restringiendo los servicios comerciales y el uso de los transportes públicos.

Entre las medidas figuran el cierre, durante 15 días, de lugares turísticos emblemáticos de Río, como el Pan de Azúcar o el Cristo Redentor del Corcovado.

En San Pablo, la mayor ciudad de América Latina, con dos tercios de los 234 casos de Covid-19 registrados hasta el lunes en el país, el alcalde Bruno Covas autorizó a la municipalidad a comprar sin licitación suministros vinculados al combate contra la enfermedad.

En el transporte público, el gel desinfectante deberá estar sistemáticamente a disposición de los usuarios, especialmente en las estaciones de metros o de trenes de cercanías.

En Río, segundo foco de la pandemia en Brasil, el decreto que impone el estado de emergencia determina "la reducción del 50% de la capacidad [de los autobuses], que llevarán solo personas sentadas, así como en los barcos, trenes y metros", precisó la mañana de este martes en una entrevista con el canal TV Globo.



Comentarios