Escucha esta nota aquí

La basílica de San Pedro de Roma, cerrada a los turistas durante dos meses a causa del confinamiento, volverá a abrir sus puertas a los visitantes este lunes, anunció hoy la sala de prensa del Vaticano.

Siguiendo las directrices emitidas por el gobierno italiano, las celebraciones religiosas con público son autorizadas igualmente en la célebre basílica, aunque no hay programada ninguna por el momento.

La Basilica fue sometida a un exhaustivo proceso de desinfección en cada uno de sus espacios, especialmente por su gran patrimonio artístico. Un grupo de técnicos se ha encargado de llevar a cabo los trabajos de limpieza con sus correspondientes trajes, mascarillas, guantes y las sustancias adecuadas para cuidar de valiosos decorados y objetos que componen el interior de la basílica.

Andrea Arcangeli, vicedirector de la Dirección de Sanidad e Higiene del Estado de la Ciudad del Vaticano, ha señalado que el objetivo es "reducir cuantitativamente la carga bactérica y vírica en todas las superficies". La desfinfección se ha hecho principalmente en los altares, la sacristía, escaleras y bancas, e incluso se han colocado algunos marcadores en el suelo que indican la distancia que se debe mantener entre los fieles.

El Vaticano ha sido enfático en que se estableció un número máximo fijo de personas permitidas para las reuniones religiosas, dependiendo del tamaño de las iglesias. Es por esto que las basílicas más grandes requieren de arreglos específicos para garantizar la seguridad de los fieles, peregrinos y turistas. La Policía italiana estará colaborando con la logística.

Comentarios