Escucha esta nota aquí

Un nuevo brote de coronavirus fue registrado en una granja que trabaja principalmente con pepinos y que se ubicada en el municipio de Mamming, en Baja Baviera. Las 480 personas que trabajan y administran el recinto tuvieron que ser aisladas, sin posibilidad de dejar la zona, incluso quienes dieron negativo.

La última información entregada por la administración del distrito de Dingolfing-Landau indicaba que 167 cosechadores más habían dado positivo por coronavirus hasta el sábado en la noche, sumándose a los 7 trabajadores detectados el viernes pasado.

"A fin de evitar una mayor propagación, lamentablemente tenemos que tomar esta medida para proteger a la población", explicó Werner Bumeder, responsable del distrito.

Sin embargo, Brumeder hizo un llamamiento a los ciudadanos a mantener la calma: "Según nuestra información, es un grupo autónomo de personas".

La granja de Mamming, que es vigilada por un servicio de seguridad que supervisa el estricto cumplimiento de la cuarentena, separó a los trabajadores infectados de los no infectados, según lo que había sido reportado por diferentes medios locales.