Escucha esta nota aquí

Bélgica, con 11,5 millones de habitantes, ha contabilizado cerca de 9.000 decesos por coronavirus, una de las tasas de mortalidad más elevadas en el mundo que el Gobierno atribuye a su "honesto" método, apegado a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Este tipo de vigilancia (de recogida de datos) representa lo que la OMS recomienda en la actualidad, al punto que Bélgica fue felicitada la semana pasada" por la agencia de la ONU, afirmó un portavoz de las autoridades sanitarias belgas, el doctor Yves van Laethem.

"Este tipo de seguimiento es el que se recomienda para el futuro a los otros países", añadió este experto en infecciones en rueda de prensa.

Además de recoger los fallecimientos de personas que dieron positivo al virus, las autoridades belgas integran en sus cifras a los enfermos que no fueron diagnosticados a tiempo y cuya muerte se cree que está relacionada con la enfermedad. Ese recuento incluye tanto a las víctimas mortales en hospitales como en residencias de ancianos.

Proporcionalmente, la tasa de decesos en Bélgica es de 773 muertos por millón (hasta el viernes eran 8.959 muertos, de 54.644 casos positivos).
Comparativamente, Estados Unidos, con cerca de 86.000 muertos, el país con más decesos en el mundo, tiene una tasa de 259,5. En el caso de España, la cifra era de 587,3 (cerca de 27.500 muertos).

Según el doctor Van Laethem, algunos balances de los fallecimientos en Europa no reflejan adecuadamente la mortalidad causada por el coronavirus. El experto citó en particular Italia y Holanda, cuyas cifras de exceso de mortalidad excepcional representaban a finales de marzo "el doble de la mortalidad declarada por Covid-19".

"En Bélgica tenemos un exceso de mortalidad global que es prácticamente igual que la que está relacionada con el Covid-19. Eso demuestra que nuestra manera de declarar las cosas es probablemente, científicamente, la más adecuada y honesta", concluyó el médico.