Escucha esta nota aquí

Ante un aumento "preocupante" de casos de coronavirus, Bélgica anunció este lunes un nuevo endurecimiento de las medidas para atajar la pandemia, especialmente en la provincia de Amberes (norte), donde se instaurará un toque de queda.

La gobernadora de la provincia de Amberes, Cathy Berx, citada por la prensa belga, pidió a los habitantes que "permanezcan en casa lo máximo posible" y a los visitantes que no vayan a la ciudad.

La responsable anunció el cierre de bares y restaurantes a partir de las 23:00 y que se instaurará un toque de queda de 23:30 a 6:00, salvo para los desplazamientos que sean estrictamente necesarios.

Los mayores de 12 años deberán llevar mascarilla en los espacios públicos y en los lugares donde no pueda mantenerse una distancia mínima de 1,5 metros. También se prohibieron los deportes que impliquen contacto físico.

En la provincia de Amberes se concentra el 47% de los nuevos casos de Covid-19 registrados en Bélgica la semana pasada.

Asimismo, se decretaron nuevas restricciones en el conjunto del territorio.
"Estamos muy preocupados", comentó la primera ministra belga, Sophie Wilmès, durante una rueda de prensa por la tarde, después de un Consejo nacional de seguridad.

El número de personas con las cuales los belgas podrán frecuentar en su "burbuja de contacto" pasará de 15 a 5 a partir del miércoles y durante cuatro semanas.

Las reuniones públicas se limitarán a 100 personas en interiores (hasta ahora 200) y 200 en el exterior (en lugar de 400).

El teletrabajo es "muy recomendable cuando es posible", indicó Wilmès, lamentando que sea "cada vez menos utilizado". Los belgas también están invitados a hacer sus compras solos y a limitarlas a 30 minutos.

La semana pasada, Bélgica ordenó el uso obligatorio de mascarillas en "todos los lugares muy concurridos" como mercados al aire libre y áreas comerciales con mucha gente.

Un promedio de 279 personas al día contrajeron la infección por Covid-19 en la última semana, en comparación con 163 la semana anterior. 

Hasta el lunes, el país registró 66.026 casos desde el inicio de la pandemia y 9.821 muertes. Bélgica es uno de los países con el mayor número de muertes de Covid-19 en comparación con su población, con 85 muertes por cada 100.000 habitantes.